×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
05 Mayo 2020 04:05:00
El trabajo como tarea pendiente
Escuchar Nota
El mundo está volcado en una crisis de múltiples aspectos: corrupción, altos índices de violencia, un evidente atentado a los derechos humanos, pobreza alimentaria que cada día va en aumento, falta de credibilidad en los sistemas democráticos y un desempleo que afecta considerablemente a todos. Para muchos, la actualidad se vive en la incertidumbre: no se ve un horizonte claro al momento de emplearse.

A partir de la crisis financiera del 2008, en varios países se disparó la tasa de desempleo; al revisar las cifras del desempleo, observamos que el grupo más vulnerable es el de los jóvenes. Según cifras de la OCDE, 29 de los 34 países miembros han presentado un aumento significativo en la tasa de desempleo de 2007 a la fecha. Solo Alemania, Israel, Turquía, Chile y Bélgica lograron reducir el desempleo de su fuerza laboral. El mayor desempleo se concentra en los siguientes países: España y Grecia con tasas de 51.1% y 51.2%, respectivamente. México cuenta con una tasa de 9.4 por ciento.

El 1 de mayo se celebró el Día Internacional de los Trabajadores o Día del Trabajo. Es un día de homenaje a los Mártires de Chicago, sindicalistas anarquistas que fueron ejecutados en Estados Unidos por participar en las jornadas de lucha por la consecución de la jornada laboral de 8 horas, que tuvieron su origen en la huelga iniciada el 1 de mayo de 1886 y su punto álgido (tres días más tarde), el 4 de mayo, en la Revuelta de Haymarket.

Los gobiernos y la sociedad no solo debemos celebrar este día como un recuerdo, sino Gobierno y sociedad debemos participar y tener interés en generar políticas públicas eficientes en materia laboral y educativa que no lleve al desaliento a los ciudadanos. No solo políticas paliativas que a la postre, solo generan precariedad y miseria.

En México, el principal desafío es la precariedad y la informalidad laboral, según cifras del 2018, el empleo informal llegó a 54.2%; en comparación con Brasil que llegó a 38.4 por ciento. Para México las cifras son preocupantes, de acuerdo a datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la tasa de desempleo entre los jóvenes mexicanos (de 15 a 25 años) fue de 9.4% (agosto del 2012). En nuestro país, los jóvenes son quienes tienen los salarios más bajos y sus empleos son los de peor calidad.

En la actualidad, con la pandemia del Covid-19 no todo es color de rosa; se está imponiendo una enorme presión sobre el contingente de trabajadoras y trabajadores mal remunerados que realizan pequeños encargos, a menudo vinculados a plataformas digitales –como los de transporte o reparto de comida–, tan solo por referirse a un pequeño grupo de trabajadores. Por otro lado, en nuestro país –la economía informal–, muchos carecen de acceso a los beneficios de la seguridad social o de un seguro de desempleo o de licencia por enfermedad.

A mediados de marzo, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo pública una elevada cifra estimada de desempleo global de 24.7 millones a causa del Covid-19; una semana más tarde, el jefe del Departamento de Política de Empleo de la misma institución advirtió que la cifra final podría ser aún mucho más elevada. En comparación, el desempleo global se incrementó en 22 millones durante la crisis de 2008-2009. También se espera que a escala mundial pueda haber hasta 35 millones más de trabajadores pobres que antes del pronóstico pre-Covid-19 para 2020.

Por lo pronto, faltan mayores medidas que pueda instrumentar el Gobierno federal; el estado de Coahuila, ya se blinda con acciones principalmente en materia de salud y en apoyos en el área de la economía como créditos a trabajadores, apoyo inmediato a las pequeñas y medianas empresas, por señalar solo algunas medidas.


Imprimir
COMENTARIOS