×
Rafael Puente
Rafael Puente
ver +
Ex guardameta de Atlante y América en la década de los 70. Luego de retirarse del balompié activo, Rafael Puente se convirtió en entrenador de varios equipos en la primera división mexicana, compartiendo incluso en una temporada el banquillo con Ricardo La Volpe y después inició una exitosa carrera como analista. Ha participado en las Copas del Mundo México 1986, Italia 1990, USA 1994, Francia 1998, Corea – Japón 2002 y Alemania 2006 y Juegos Olímpicos Atenas 2004.

" Comentar Imprimir
23 Enero 2009 04:58:59
El Tri: sólo para los que hagan diferencia
La verdad es que no vamos a coincidir nunca con los convocados, y menos si éstos no son determinantes

Mucho se ha complicado el tema de los naturalizados en la última semana, luego del llamado de Lucas Ayala a la Selección Mexicana de futbol. Y es que, si bien es cierto que Eriksson está en su derecho de llamarlos, porque él no fue el que tomó la determinación de abrirles las puertas al Tri, y él convoca a los que cree que están en el mejor nivel futbolístico, la verdad es que no vamos a coincidir nunca con los convocados, y menos si no hacen diferencia, como es la situación de Ayala en su puesto.

Y es que, respetando su trayectoria y reconociendo que es un profesional en toda la extensión de la palabra, Ayala es un jugador que no hace diferencia en una posición en la que hay una buena cantidad de mexicanos con argumentos de sobra para una convocatoria, de cara a un partido amistoso ante Suecia y muy cerca del inicio del hexagonal ante Estados Unidos.

Por otro lado, la polémica ha degenerado en el cuestionamiento para estos jugadores, que con todo el derecho del mundo forman parte de una selección, pero que no podemos de ninguna forma dejar de mencionar, que no es, por un lado, la realidad de nuestro futbol, la esencia propia de nuestro crecimiento, y por otro, que son jugadores, que repito, han obtenido la naturalización con todo merecimiento, y han demostrado agradecimiento para este país que les abrió las puertas y han respondido con buenas actuaciones en sus respectivos equipos, pero que si les preguntamos, en lo más profundo de su ser, qué camiseta preferirían defender: la de su país de origen o la del que les abrió las puertas y que de manera legal consiguieron la naturalización, no tengo duda de que todos se irían con la de su país de origen.

Con esto decartamos cualquier aspecto xenofóbico; tengo cualquier cantidad de amigos extranjeros y no me interesa su nacionalidad. El ser humano es buena o mala persona, independientemente del país que venga, de su origen y eso no está en cuestionamiento, sin embargo, no puedo dejar de mencionar que no es nuestra realidad futbolística y si se quiere mejorar se tiene que trabajar en fuerzas básicas, con gente verdaderamente capacitada, ajena a la infinidad de intereses, muchos de ellos sucios, que el futbol tiene para que no exista un estancamiento en nuestro balompié.

Y para no darle muchas vueltas al asunto, basta decir que en estos momentos, con todos los naturalizados que se han convocado, México no tiene ni por asomo un nivel de equipo superior al que llegó a tener en el Mundial de Estados Unidos 1994, cuando la Selección era dirigida por Miguel Mejía Barón sin un solo naturalizado.

Por eso hoy, dentro de las opciones que se presentan entre los distintos naturalizados, es bienvenida la opción que en verdad haga diferencia, o al menos así tendría que ser.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5