×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
01 Marzo 2020 04:00:00
El usufructo vitalicio
Escuchar Nota
Nicanor Moyeda Frías


Es un gusto saludarles nuevamente por este medio, recuerden que este espacio busca crear una cercanía entre un servidor y ustedes lectores, para con ello disipar las dudas que amablemente nos hacen llegar; esta ocasión nos escribe nuestra amiga Lorena, lo siguiente:

“Notario amigo, tengo una propiedad en la que vive una hermana, pero quiero ponerla a nombre de mi hijo, y quiero dejar por escrito que ella podrá vivir ahí hasta que se muera, y ahora sí que mi hijo haga con la propiedad lo que él quiera, de una manera me gustaría asegurar que no la molestarán y ahí pudiera estar mientras viva o ella quiera. Me gustaría saber alguna opción para esto”.

Amiga Lorena, espero en las siguientes líneas pueda dar una posible opción y que usted pueda decidir si le es conveniente.

Una posibilidad para dar forma a su sentir, es la donación, que es un contrato por el cual una persona transfiere a otra, gratuitamente, uno o más bienes, así lo define nuestro Código Civil del estado de Coahuila.

La donación es entonces un contrato por el cual una persona llamada donante (quien se desprende del bien), transmite gratuitamente una parte o la totalidad de sus bienes presentes reservándose solo los bienes necesarios para subsistir, a otro llamado donatario (el que recibe el bien).

Este contrato como ya he mencionado transmite el dominio de un bien, por lo tanto, usted pudiera donarle a su hijo esa casa.

Ahora bien, en cuanto a su preocupación de que su hermana siga usando y disfrutando esa propiedad mientras viva, mi recomendación es que al momento de realizar la donación a su hijo, se constituya el usufructo vitalicio sobre ese bien a favor de su hermana, de esa forma ella podrá utilizar la casa como hasta ahora.

El usufructo vitalicio permite al usufructuario (quien recibe en usufructo un bien), usar y disfrutar de un bien hasta su muerte; el propietario del bien conserva la “nuda propiedad”, que quiere decir que es el dueño pero no puede usarlo ni disfrutarlo porque esos derechos los tiene el usufructuario.

Le recomiendo acudir con el notario de su confianza y obtener más información sobre requisitos y tiempos para este trámite, así como una asesoría más detallada.

Agradezco la oportunidad que me dan para aclarar sus dudas, y me reitero a sus apreciables órdenes, ¡enhorabuena amigos!
Imprimir
COMENTARIOS