×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
20 Octubre 2019 03:10:00
El vendedor de silencio
A TRES CUADRAS DE PASEO DE la Reforma estaba la oficina del más influyente y poderoso periodista que haya existido en México, un mercader de la información, un chantajista siniestro, al que se le cuadraban los poderosos, desde el mismo Presidente hasta los obispos. Atrás de su escritorio, a la izquierda, había un cuadro con la imagen de la Virgen de Guadalupe y a la derecha una bandera nacional. En las paredes había diferentes fotos y reconocimientos, incluyendo uno de la Associated Press que lo distinguía como uno de los 10 periodistas más influyentes del continente americano.

AL FONDO DE AQUELLA OFICINA tenía un fichero, de 16 cajones dividido en cuatro hileras, con tapas de distintos colores, donde archivaba información detallada de la vida pública y privada de los diferentes actores de la vida nacional que había investigado a lo largo de los años. En los cajones con tapa amarilla estaban las fichas de los hombres más importantes de México, la élite del poder y del dinero, que no necesitaba publicidad pagada, a quienes, sin cobrarles, reseñaba sin atacarlos ni chantajearlos y guardando silencio cuando las circunstancias lo ameritaran. En los cajones de tapa verde estaban los compradores de notoriedad, los clientes que pagaban por aparecer en sus columnas, los segundones con aspiraciones políticas, los trepadores ambiciosos en busca de publicidad, a los que trataba bien mientras pagaran bien, de lo contrario se les ignoraba. En los ficheros rojos estaban los políticos caídos en desgracia, los enemigos del gobierno, los aspirantes fracasados en alcanzar algún cargo público y se dedicaban a intrigar, a esos se les pegaba duro por encargo de la autoridad. En los cajones blancos estaban los que no figuraban.

CONSIDERADO COMO UNO DE LOS periodistas más influyentes de su época, fue el más cercano a los presidentes Miguel Alemán, Ruiz Cortines, López Mateos y Díaz Ordaz. Se llamaba Carlos Denegri y acumuló tanto poder a través de sus columnas políticas como pocos periodistas lo han logrado en este país.

SUS GRANDES CUALIDADES COMO PERIODISTA le permitieron codearse con todos los poderosos de su época –políticos, banqueros, artistas- que a diario leían sus columnas –principalmente “Fichero Político”- publicadas en el periódico Excélsior y posteriormente en su programa de TV “Miscelánea Denegri”, de apenas 15 minutos de duración, que aparecía de lunes a viernes a las 11:15 PM en el Canal 5. Desde que se inició en la profesión del periodismo fue armando una red de informantes que lo tenían al tanto del quehacer de los poderosos y le permitieron hacer de sus columnas una verdadera mina de oro y, además de acumular una considerable fortuna, ser un poderoso personaje, déspota, vengativo y cruel.

POETA FRUSTRADO, DENEGRI VIVIÓ SU infancia y juventud en diferentes países donde su padre fue embajador y así aprendió inglés, alemán, francés y portugués. Inició su carrera cuando era empleado del consulado de México en Nueva York y le enviaba algunas notas a un amigo que trabajaba en un diario de la Ciudad de México. Años más tarde, al retornar a México y a instancias de su amigo, el periodista Jorge Piño Sandoval, entró a trabajar en 1938 a Excélsior, en la sección policíaca, hasta que pidió la oportunidad para ser escribir reportajes. Su director, Rodrigo de Llano, le dio la oportunidad y escribió un reportaje sobre el asesinato de un periodista de Puebla a manos de las huestes de Maximino Ávila Camacho. Ese reportaje no apareció publicado y al cuestionar el motivo su director le respondió que “en el periódico no solo vendemos información y espacio publicitario, vendemos silencio. Un periodista gana más por lo que calla”.

DE AHÍ EL NOMBRE DE la magnífica novela “El vendedor de silencio” en la que Enrique Serna narra la vida de este periodista, desde su ascenso, triunfo, declive y ocaso cuando Echeverría llegó al poder a finales de los años 60. Dice el novelista que la historia dice “así fue”; la novela propone “así pudo ser”, y con ese criterio narra la historia de este siniestro personaje, alcohólico, cruel con las mujeres, humillando y golpeándolas con toda impunidad, que sin ningún principio destruyó vidas y carreras de diferentes personajes de su época, hasta que murió de un balazo a manos de su última mujer. Vale la pena leer esta novela que, además de interesante, permite entender mejor cómo ciertos periodistas obedecen a los intereses de los poderosos en beneficio propio sin importar la verdad.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)6
Imprimir
COMENTARIOS


7

  • 9 0
  • 8
2
4 5
6 7 8 9 0 70 71 72 73 74 75