×
Voces de la Región
Voces de la Región
ver +
Zócalo se preocupa por tener a sus lectores al tanto de la economía y cómo afecta sus finanzas, por lo que este espacio es una ventana dedicada a economistas locales para expresar sus puntos de vista sobre la economía estatal, nacional e internacional. Asimismo opinan sobre sucesos financieros e indicadores de interés general como la inflación, los precios del petróleo y la paridad peso-dólar, entre otros.

" Comentar Imprimir
04 Junio 2015 04:00:40
El voto, el primer paso
Por: José Luis Escobedo Sagaz
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Existe una discusión en algunos grupos de la sociedad sobre votar o no votar, a partir de la utilidad que tiene el hacerlo. Quienes están considerando no votar tienen argumentos que consideran en general que es una forma de manifestar su desacuerdo sobre el funcionamiento del sistema político.

Se tiene por un lado quienes consideran que no vale la pena votar, ya que todos los partidos son lo mismo y tienen los mismos vicios y no van a cambiar. Existe un hartazgo, ya que se considera que los partidos no funcionan como debe ser y que no vale la pena participar en el sistema democrático que existe. Pienso que precisamente el no votar es una manera de fomentar que no cambien las cosas.

Otros ciudadanos piensan que no votar o anular su voto mandará un mensaje a los políticos, y a partir de ese mensaje los políticos cambiarán. Me parece que la estrategia del voto nulo como forma de castigo tampoco es adecuada.

El sistema que hemos construido permite que las cosas cambien, pero es necesaria la participación de la ciudadanía. El voto es sólo el primer paso para lograrlo, ya que es a partir de él que se pueden generar los incentivos para que los partidos estén más interesados en lograr un cambio.

El objetivo para cualquier partido político es lograr el poder sobre los distintos niveles de Gobierno, y la única forma de lograrlo, por lo menos en México, es a través de las elecciones. La forma en que están construidas las leyes hace que los comicios sean ganados por el candidato que más porcentaje tenga de votos válidos. Es decir, sólo importan los votos que manifiesten claramente hacia quién va dirigido el voto.

Este es el punto importante: a los partidos políticos no les afecta en lo más mínimo los votos anulados o los votos no emitidos. Así que si nos quedamos en casa o anulamos el voto, no les ocasionamos molestias.

A los políticos sólo les importa que los votos emitidos hacia sus partidos sean mayores que los de sus rivales, ya que les permite acceder a más puestos de poder. En la medida que sientan que la molestia hacia su partido se manifiesta en votos para los demás, estarán más dispuestos a cambiar.

Si quieres castigar a un partido o a varios partidos, vota por algún otro, quizá por el que menos probabilidad tenga de ganar.

Nuestra democracia, con todos los problemas que tiene, ha mejorado. En tiempos del porfiriato, las elecciones en realidad eran decorativas, ya que siempre ganaba don Porfirio. Después de la Revolución, las elecciones eran amañadas, pero se permitía el cambio de gobernante. Lo que siguió fue la creación de sistemas que permitían una verdadera oposición.

La guerra sucia que vemos es un avance hacia la competencia, ya que los políticos son cuestionados sobre sus acciones, saben que están siendo observados y que eso afecta sus votos a favor.

Nuestro trabajo como ciudadanos es participar en la votación de la manera más consciente posible y hacerles saber a los políticos que los estamos observando.

Maestro de la Facultad de Economía de la UAdeC.
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5