×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2019 04:05:00
Elecciones 2020…y 2021
Escuchar Nota
Por: Gerardo Blanco

Este año que se acaba fue relativamente tranquilo en cuanto a actividad electoral se refiere. Solo hubo elecciones en seis estados del país que fueron Puebla, Aguascalientes, Baja California, Durango, Quintana Roo y Tamaulipas.

En resumidas cuentas, podemos decir que Morena extendió su control político-electoral adquirido en la elección de 2018, al ganar los cargos más importantes que se compitieron, como son los ejecutivos locales de Puebla y Baja California. Esto lo convirtió en el tercer partido con más gubernaturas al llegar a seis; arriba está el Partido Acción Nacional (PAN) con nueve y el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con 12. (Movimiento Ciudadano (MC), dos; Partido de la Revolución Democrática (PRD), dos y Candidatura independiente, una.

Sin embargo, el 2020 será aún más sereno, ya que solo habrá elecciones en Coahuila e Hidalgo. En este último se renovarán los 84 ayuntamientos; por lo que hace a nuestro estado se elegirán a los integrantes del Poder Legislativo, esto es, 25 diputaciones (16 de mayoría relativa y 9 de representación proporcional).

En cuanto al escenario de Coahuila, hay que recordar que, en la elección de 2017, por primera vez en la historia el PRI perdió la mayoría en el Congreso del Estado, haciendo que esta Legislatura se caracterice por la pluralidad de fuerzas y por la alternancia en la presidencia de la propia asamblea.

Pronosticar los resultados electorales del próximo año en Coahuila, como toda contienda electoral meramente democrática, resulta soberanamente complejo. Sin embargo, hay circunstancias y matices que deben tomarse en cuenta: 1) Las elecciones donde solo se votan diputaciones locales suelen tener baja participación ciudadana, hecho que beneficia a determinados partidos políticos; 2) Al no coincidir con elecciones federales la maquinaria política, mediática y económica nacional influye menos en una elección local; 3) Es la primera elección en la que participará Morena como partido en el poder; 4) Competirán tres partidos políticos locales de nueva creación que no podrán formar alianzas; 5) Mucho dependerá de los convenios de coaliciones que acuerden las distintas fuerzas políticas que, al parecer, serán distintos a los que tradicionalmente se han acordado en años anteriores; 6) La mayoría de las y los ciudadanos, de acuerdo con diversas encuestas nacionales, están satisfechos y conformes con el desempeño del Gobernador; 7) Algunas diputadas y diputados buscarán reelegirse por primera vez.

Si bien únicamente se jugará el poder en estos dos estados, el comportamiento electoral que en ellos se presente pude ser un fiel reflejo de lo que sucederá en los comicios de 2021, donde se renovará la Cámara de Diputados, además de que habrá elecciones en las 32 entidades de la República, de las cuales en 15 se elegirán gubernaturas.

La importancia de este año electoral es que, dependiendo de los resultados mismos, se establecerá el poder partidista para el futuro inmediato.

Uno de los escenarios es que Morena consolide su fuerza popular y conserve o aumente el número de asientos en la Cámara baja, lo que le permitiría establecer las directrices de la agenda legislativa, cooptar designaciones políticas clave, y consolidar un Poder Legislativo que, en vez de fungir como contrapeso, funcione como un permanente aliado del Ejecutivo. También pudiera acrecentar su dominio local con más gubernaturas, congresos locales (actualmente tiene mayoría en 19) y ayuntamientos.

Por otro lado, está la gran oportunidad de los partidos tradicionales para recuperar adeptos. Es evidente que hay electores decepcionados, disgustados o en simple desacuerdo con la política implementada por el Gobierno federal en este año de gestión.

Lo que suceda en el terreno político-electoral en el 2020, pero más en el 2021, será la antesala de cómo se conformará y comportará nuestro sistema de partidos en los próximos años. En otras palabras, si seguiremos transitando hacia un escenario de partido hegemónico o, por el contrario, hacia el multipartidismo y la pluralidad.

Imprimir
COMENTARIOS