×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
03 Enero 2020 04:05:00
Elecciones coahuilenses
Escuchar Nota
Es necesario hablar del nuevo proceso electoral en nuestro estado, el cual seguramente será noticia de principio a fin, mismo que debiera ser el próximo 7 de junio, esto si no le prosiguen sendos juicios electorales por inconformidades o quejas de los actores, ya sea por resultados adversos o bien, por hechos no convenientes suscitados el día de la jornada electoral o antes, cosa que se ve muy difícil que suceda y me refiero a que concluya el día en que la ley lo establece.

Entonces, debo empezar por mencionar que fue el primer día de este año, o sea hace tres días, la fecha en que el Instituto Electoral de Coahuila (IEC) dio inicio de manera oficial a este proceso comicial mediante el cual los coahuilenses elegiremos a 25 candidatos a diputados, de los que solo 16 ocuparán una silla en nuestro Congreso local por el principio de mayoría relativa y los nueve restantes lo harán a través de la representación proporcional. Por tal motivo, el Consejo General del IEC realizó la respectiva sesión solemne en la que declaró la inauguración del proceso electoral local ordinario del 2020.

Así pues, y dada la condición sociopolítica que actualmente se vive, este nuevo proceso electoral aunque local, podrá significar una prueba dura tanto para los institutos electorales, como para los partidos políticos participantes, en especial para los que actualmente gobiernan tanto en lo federal como en lo local, y no lo digo porque por primera vez en la historia se utilizarán algunas urnas electrónicas, sino porque desgraciadamente, y respecto a los órganos electorales, si hay algo que peligra en esta elección, lo es precisamente su permanencia; lo anterior, dado que, desde que llegó la 4T, están amenazados de muerte, así que deberán tener mucho cuidado de no equivocarse en nada, o de lo contrario darán el motivo perfecto al nuevo régimen gobernante para desaparecerlos del escenario, o por lo menos robarles su autonomía, lo que en términos reales significaría lo mismo.

En cuanto a los partidos políticos gobernantes, este proceso representará una inevitable medición de su fuerza, ya que en esta, o se consolidan, o se van, es decir, que para el PRI la pérdida de cualquier posición en el Congreso del Estado puede representar el inicio del declive en la entidad y por ser el anuncio de subsecuentes derrotas en próximas elecciones, mientras que para Morena, la disminución en los porcentajes de votación a su favor, evidenciaría que los triunfos obtenidos en las últimas elecciones en nuestro estado, no fueron otra cosa que una verdadera chiripada o mera casualidad para no ofender a nadie, y lo peor, harían ver que el desempeño de los personajes electos en procesos pasados de este partido, en nada ayudó a esa causa, o lo que es lo mismo, que de poco o nada sirvieron a los coahuilenses que por alguna causa votaron por ellos.

Entonces, por todo lo anterior, recomiendo al electorado agarrar un buen asiento para seguir muy de cerca todo lo que sucederá en este proceso electoral que ya arrancó, y que necesitará de su participación para hacer sentir a los actores políticos que quienes verdaderamente mandan y definen el futuro de todos lo somos nosotros los ciudadanos, y no al revés, como desgraciadamente muchos de ellos jactanciosamente lo consideran.
Imprimir
COMENTARIOS