×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
15 Mayo 2011 04:10:02
Elevará PAN nivel de guerra sucia
El Partido Acción Nacional abrirá por completo su cartera para inyectar más recursos económicos a la campaña negra y de encono que puso en marcha hace un par de meses en un intento por posicionar electoralmente a Guillermo Anaya Llamas y reducir la ventaja que le lleva el PRI frente a las elecciones del 3 de julio.

La estrategia panista está a cargo del ciudadano español naturalizado mexicano Antonio Solá Reche, quien llegó a México en 2006 contratado por el entonces candidato panista a la Presidencia de la República, Felipe Calderón Hinojosa, como responsable de un proyecto mediático que lo montara en la lucha por Los Pinos.

Las ideas de Solá se concentraron en vender a los electores que el perredista Andrés Manuel López Obrador era “un peligro para México” y que su cliente sería “el presidente del empleo”, con lo cual Calderón obtuvo un cuestionado triunfo en las urnas y llegó a la Presidencia de México deslegitimado y con la credibilidad por los suelos.

En el caso de Coahuila la campaña panista se concentra en tratar de confundir a los electores, generar miedo para evitar que acudan a las urnas y desestimar los logros que ha tenido la presente administración estatal.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Antonio Solá es miembro de la ultraderecha española. Forma parte del Partido Popular y se integró a la política motivado por el ex presidente de aquel país, José María Aznar.

Pero el estratega de Anaya no puede presumir de ser profeta en su tierra, pues campañas de odio como las que impulsa en Coahuila las puso en marcha en España en 2004 y en 2008 con el entonces candidato presidencial del Partido Popular, Mariano Rajoy, derrotado en ambas ocasiones por José Luis Rodríguez Zapatero, abanderado del izquierdista Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Los fracasos de Solá no se limitan a España. En 2009 viajó a El Salvador para respaldar la candidatura presidencial del derechista Rodrigo Ávila, candidato presidencial de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena) que fue derrotado por Mauricio Funes Cartagena, abanderado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.

Solá repitió la estrategia utilizada en México tres años atrás, pues presentó a Funes como “un peligro para El Salvador” y a Ávila como el “candidato del empleo”, pero finalmente el candidato ganador se sobrepuso a la embestida con una campaña de propuestas concretas para mejorar las condiciones de vida de los salvadoreños.

En México también ha sido derrotada su estrategia electoral de miedo y rencor. En 2007 de nada le sirvió la campaña sucia que dirigió en Yucatán en un intento por favorecer al candidato a gobernador del PAN, Xavier Abreu Sierra, quien fue superado en las urnas por la priísta Ivonne Ortega Pacheco.

Ese mismo año, en Michoacán, Solá diseñó la campaña mediática para gobernador del panista Salvador López Orduña y finalmente la victoria fue para el perredista Leonel Godoy Rangel.

En 2009 sus asesorías tampoco funcionaron en Nuevo León, pues el abanderado panista Fernando Elizondo Barragán fue derrotado por el priísta Rodrigo Medina de la Cruz.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… La estrategia de Solá en Coahuila hasta ahora se ha centrado en tratar de denostar la imagen del Partido Revolucionario Institucional y de sus principales figuras, como la del candidato a la Gubernatura Rubén Moreira Valdez.

También está encaminada a cuestionar los resultados de los programas y acciones emprendidas por el Gobierno estatal e intenta confundir a los ciudadanos al señalar que las manifestaciones de violencia son responsabilidad estatal, cuando en realidad los secuestros, balaceras y ejecuciones se dispararon en Coahuila luego de que el presidente Calderón inició su llamada “guerra contra el narcotráfico”.

A través de panfletos que se distribuyen en los cruceros de los municipios más poblados de la entidad, con mantas colocadas en la vía pública, correos electrónicos, llamadas telefónicas y aprovechando plataformas sociales como Twitter y Facebook, Solá, Anaya y el PAN bombardean a los electores con frases negativas para el PRI y la administración pública estatal.

También llamadas cruzadas de lodo, sucias o de terror, las campañas negras tienen el propósito de manchar la imagen pública de ciudadanos o instituciones en un intento por demeritar el arraigo y reducir la popularidad que tienen sus rivales entre los electores.

Los mecanismos utilizados en esa estrategia son ilimitados y el común denominador es crear una imagen negativa del adversario a través de calumnias y rumores –muchas veces difundidos por medios de comunicación afines– en los que la sociedad queda indirectamente involucrada al generarse condiciones de miedo, confusión y desinterés por participar en los comicios.

En el estudio de la mercadotecnia política se identifican las etapas de una campaña sucia como la que está en marcha en la entidad. La primera fase es generar rumores verbales que luego se fortalecen con propaganda negra como la que distribuye el Partido Acción Nacional en las calles de Saltillo, Torreón, Monclova, Piedras Negras y otros municipios.

Más adelante se emplean videos o grabaciones telefónicas –inventadas o reales– donde se compromete a los principales adversarios, como fue el caso de Guerrero, cuando antes de los comicios de gobernador del 30 de enero se filtró una conversación telefónica donde la senadora del PRD, Claudia Corichi, ofreció al entonces candidato de ese partido a la Gubernatura, Ángel Aguirre, movilizar personas para respaldar su campaña.

En la siguiente etapa los responsables de las campañas negras como Solá utilizan rescoldos legales para presentar denuncias a fin de judicializar el proceso eleccionario, y si nada de lo anterior funciona en el sentido de reducir la preferencia electoral de sus adversarios, recurren entonces a la generación de terror con actos de violencia que alteran la paz pública e infieren miedo a los ciudadanos.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… La guerra sucia diseñada por Solá tiene características propias. Para empezar, no le interesa que su cliente crezca electoralmente, sino más bien que disminuya la penetración de sus adversarios.

En otras elecciones, con la asesoría de Solá, el PAN ha difundido acusaciones sin fundamento respecto a que sus contrarios tienen relación personal o ilegal con perfiles que no son bien vistos por la ciudadanía y trata de victimizarse cometiendo atentados en contra de sus mismos militantes y dirigentes para después responsabilizar al Gobierno o a los contrarios.

La campaña negra de Solá en Coahuila está en sus primeras etapas, por lo que no sería extraño que en las siguientes semanas, una vez iniciadas las campañas de proselitismo, se difundan supuestas conversaciones telefónicas y videograbaciones, se presenten denuncias penales y se realicen actos de violencia para confundir a los electores y generalizar el miedo y el terror.

SE CIERRA EL TELÓN… Las campañas electorales para gobernador iniciarán el primer minuto de este lunes y en el arranque las preferencias electorales muestran clara ventaja para el Partido Revolucionario Institucional y su candidato, Rubén Moreira Valdez.

Los resultados de la última encuesta elaborada por consulta Mitofsky muestran que la ventaja de Moreira sobre Anaya es 3.46 veces, al contar con 66.9% de las preferencias, contra 15% del panista, quien además es postulado por Unidad Democrática de Coahuila.

En el tema de identidad partidista la ventaja también es para el tricolor, pues 59.1% de los consultados simpatiza con el PRI; 13.7, con el PAN; 1.1 con el PRD y 1.2% con otro partido, y el resto de los participantes en el ejercicio aseguraron no identificarse con ningún organismo partidista.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5