0
×
1
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
09 Agosto 2019 04:00:00
¡En el Gobierno de AMLO la muerte tiene permiso!
Si fuera del territorio nacional muere un mexicano víctima de un evento trágico o violento, sin duda que es noticia en México.

Incluso, en no pocas ocasiones, los familiares de ese mexicano muerto allende fronteras, reciben toda la solidaridad del Estado y hasta los apoyos económicos necesarios para el traslado del cuerpo a su lugar de origen.

Sin embargo, si un mexicano muere en México, sea a causa de un evento trágico o violento, su muerte no es noticia y, para las autoridades de los tres órdenes de Gobierno -municipal, estatal y, sobre todo, federal- lo único que importa es que sea considerado como una estadística, un número más.

Y es que resulta de tal magnitud la incidencia delictiva y es tan elevado el nivel de la violencia que, incluso, la sociedad mexicana ya incorporó a sus códigos habituales la información del terror delictivo, lo que se traduce en una severa atrofia de las capacidades de asombro, indignación y reacción ante la violencia criminal.

Por eso no es exagerado decir que en el Gobierno de López Obrador “la muerte tiene permiso” y que “ese permiso” fue otorgado por los seguidores de AMLO, quienes insisten en apoyar a un Gobierno que, en los primeros ocho meses, resultó un fracaso total en materia de seguridad y contención de la violencia.

Y es que solo de esa manera se explica el apoyo incondicional de un amplio sector social al Gobierno de López Obrador, a pesar de que se trata del arranque más violento de la historia y a pesar de que no existe un solo indicio de que funcionarán las nuevas políticas públicas contra la violencia y que no se cumple una de las promesas fundamentales del hoy Presidente, la de acabar con la violencia y los elevados niveles de muertes.

Y es que hoy, 9 de agosto de 2019, se cumplen 252 días de que llegó al poder el presidente Obrador y, según conteos como el del diario digital Contrapeso Ciudadano, se han reportado casi 24 mil muertes violentas en poco más de ocho meses de gestión.

¿Qué significan las cifras de terror arriba citadas? ¿Tenemos un Gobierno en donde la muerte tiene permiso?

Lo cierto es que en México vivimos un fenómeno casi idéntico al de una guerra convencional, con la diferencia de que el objetivo de la guerra en México no es una revuelta contra el Estado y menos para deponer a un gobierno legalmente constituido. No, en realidad la guerra que se libra en México es una pelea entre bandas criminales que disputan los territorios y las rentas de todas las formas del crimen organizado: control del mercado de drogas, cobro de piso, tráfico de personas, secuestro, robo de autos, extorsión…

Pero si aún dudan de que vivimos condiciones similares a las de una guerra convencional, basta recordar que el promedio de muertes violentas -el número de bajas- es de casi 100 al día, mientras que todos los días crece el número de personas que participan en las actividades violentas -los llamados ejércitos del crimen-, y también todos los días se elevan el tamaño y el potencial del armamento que utilizan las bandas criminales.

No es todo. Ante el aumento del crimen y la violencia, poco o nada han dicho las autoridades municipales, estatales y federales sobre la mutación y la escalada de las formas clásicas del terror. Es decir, en el nuevo Gobierno -el de López Obrador-, los grupos criminales han mostrado armamento aún más sofisticado, al tiempo que dejan ver que cada vez es menor el respeto a la autoridad, sea municipal, estatal o federal.

Incluso, algunos de los más poderosos grupos criminales se dan el lujo de “mandarle decir al Presidente” que llegaron a tal o cual plaza y que “van a limpiar”, que “no van contra el Gobierno” y que “van a colaborar para acabar con las lacras” tales.

Y tres ejemplos muestran el tamaño de la creciente impunidad y la pérdida del miedo a la autoridad.

El doble crimen de la Plaza Artz, que se llevó a cabo con una bien diseñada planeación y “en las narices” de la Policía, que se tragó el señuelo de una balacera; el robo a la Casa de Moneda, en pleno Paseo de la Reforma y al mediodía, y apenas en las últimas horas, un verdadero exterminio entre bandas criminales, en Michoacán -con saldo de 19 muertos-, en donde el signo distintivo fue el terror extremo.

Sí, en el Gobierno de AMLO la muerte tiene permiso y parece que a nadie le importa que también pueda morir la democracia. Al tiempo.



Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95