×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
06 Marzo 2011 05:10:55
En la carrera de resistencia, el PRI presume el músculo
Entrón, duro en las lides políticas, Humberto Moreira Valdés asumió el liderazgo nacional del Partido Revolucionario Institucional en un evento donde el tricolor mostró el músculo que porta a 16 meses de la elección en la que aspira a regresar a Los Pinos.

Como gobernador de Coahuila respondió siempre contundente ante las embestidas del Gobierno federal y del PAN, pero en su discurso del viernes, el profesor de secundaria dejó en claro que no llega a la dirigencia del PRI para dispersar el ya de por sí descompuesto ambiente político nacional.

En su mensaje fue crítico al fracaso de las políticas económica, social y de seguridad por parte de la Federación, pero apareció mesurado y dejó de lado la rispidez y las frases peleoneras que esperaban sus opositores.

En síntesis, Moreira Valdés dibujó la postura que tendrá como líder nacional del partido político que más hegemonía y organización muestra, y sin decirlo de manera abierta, anticipó que el nivel y la agudeza de su discurso lo marcarán precisamente sus contrarios.

En este contexto, es el PRI el que mejor posicionado aparece ante la carrera por la sucesión que está en marcha. Tanto como dos a uno frente al PAN, y si bien es largo el trayecto hasta los comicios presidenciales, uno de los principales puntos a favor para el tricolor es la escandalosa caída que tiene en la aceptación popular el principal promotor del panismo, el presidente Felipe Calderón.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Hasta ahora el PRI domina en la percepción popular del triunfo en los comicios presidenciales que habrá en julio del 2012.

De acuerdo con resultados de la última encuesta mostrada por Consulta Mitofsky, el tricolor tiene 50% de las preferencias electorales y dobla en la medida al PAN que tiene 21%. El PRD está a la distancia con 10% en la intención del voto.

Moreira toma las riendas de un PRI posicionado, pero la lucha por la Presidencia de México es una carrera de fondo, de resistencia y de mucho desgaste.

Por lo anterior, si el principal partido opositor al actual régimen de gobierno pretende mantener posiciones y no ceder cuartel, deberá demostrar con trabajo a los electores que está resuelto a respaldar las causas ciudadanas que el panismo ha dejado de lado, como la justicia social, el desarrollo económico y quizá lo más importante en la percepción popular: la paz y la tranquilidad.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… Faltan 21 meses para que Calderón deje el poder y su índice de aprobación entre los ciudadanos cada vez está peor. La mayoría de los mexicanos reprueban el desempeño del Presidente motivados especialmente en las políticas públicas del Gobierno federal en materia económica y de seguridad.

Actualmente 52 de cada 100 ciudadanos aprueban a Calderón, pero en relación con el último trimestre la medición, cayó en 2 puntos porcentuales. Como es obvio, son los panistas los que mejor ven al Mandatario y desde el punto de vista territorial son los norteños y los sureños quienes más opiniones negativas tienen del actual régimen.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… En el trayecto a la elección presidencial el aspirante mejor posicionado entre los electores es el priísta Enrique Peña Nieto, quien está casi tres a uno por encima de su más cercano competidor, el perredista Andrés Manuel López Obrador.

El Gobernador del Estado de México tiene 33% de las preferencias electorales, el tabasqueño 9%, y a la distancia se encuentra el panista Santiago Creel Miranda con un posicionamiento del 4 por ciento.

En los últimos tres meses la aceptación popular hacia Peña Nieto creció 3.7 puntos porcentuales, la de López Obrador se redujo casi en un punto y Santiago Creel avanza, aunque lento, a paso seguro, al grado de hacer imperceptibles a los dos alfiles del presidente Calderón: el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, y la coordinadora de los diputados federales del albiazul, Josefina Vázquez Mota.

Entre priístas quien la lleva de ganar por amplio margen es Peña Nieto, a quien 87% de los militantes del tricolor quieren como su futuro candidato presidencial.

En el supuesto de que en este momento fueran los comicios presidenciales y que los tres principales partidos políticos se inclinaran por los perfiles citados, el PRI y Peña Nieto ganarían la contienda con 48.8% de los votos.

En tanto, el PAN con Santiago Creel y el PRD con Andrés Manuel López Obrador entrarían en un empate técnico al acaparar en promedio 17% de los sufragios.

Hasta ahora el PRI lleva las de ganar, y la expectativa de triunfo se incrementa con un liderazgo como el de Humberto Moreira, pero en el seno del tricolor están conscientes de que cualquier descuido o dejo de confianza los llevaría a la debacle, especialmente si se considera que el PAN defenderá como gato boca arriba el poder presidencial.

SE CIERRA EL TELÓN… Cuando en un partido de futbol empieza a ponerse ríspido el encuentro, es importante el desempeño del árbitro para aplicar las tarjetas de amonestación a los jugadores que incumplen las reglas del juego.

Este mismo principio aplica, por lo menos en teoría, al proceso electoral que está en marcha en Coahuila, porque hasta el momento se ha visto tibieza en la autoridad, en este caso el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana.

Desde que inició el proceso electoral, el 1 de noviembre del 2010, hay 40 quejas acumuladas, promovidas por los diferentes partidos políticos, quienes se duelen por lo que consideran conductas ilícitas de sus adversarios.

Hasta el momento la Comisión de Quejas y Denuncias que encabeza el consejero Alejandro González Estrada ha resuelto 20 demandas y todas las desechó bajo el argumento de ser infundadas e inoperantes.

Concluyó la etapa de precampañas para las elecciones de gobernador y diputados locales. En estos momentos está vigente la etapa de silencio en espera de que inicien las campañas (para gobernador el 16 de mayo y de diputados el 26 de mayo).

Llama la atención que hasta el momento el IEPC ha sido incapaz de sacar las tarjetas amarillas, lo cual puede resultar un tanto riesgoso, porque al no imponer disciplina a los jugadores, una vez que inicie el tiempo reglamentario del juego existe la posibilidad de que aumenten las patadas y los codazos entre los partidos y sus candidatos.

Caer en lo que nadie desea, en el juego sucio, en las campañas de difamación o también llamadas campañas negras, en lugar de privilegiar las propuestas de solución a los diferentes problemas que padecen los coahuilenses.

Por sólo citar un caso, está la queja del Partido Verde Ecologista de México en contra del PAN y su candidato Guillermo Anaya Llamas, por no utilizar material reciclable y que durante la sesión del 27 de febrero fue desechada por considerarla infundada.

Incluso esta queja contra el PAN fue calificada como un acto de “frivolidad constatada”, por parte del representante de ese partido ante el consejo general del IEPC, Guadalupe Martínez Valero, que además pidió aplicar sanciones si en lo sucesivo el PVEM u otros partidos caen en esta práctica de presentar quejas “superficiales”, porque con tanta denuncia los obligan a trabajar jornadas adicionales para defenderse jurídicamente.

Lo que más lamenta el panista es que se ha pasado fines de semana enteros arrastrando el lápiz para responder a las quejas, incluso se duele de que no disfrutó la cena navideña en familia, porque en esa ocasión apenas le alcanzó el tiempo para comerse una torta por estar ocupado en redactar las defensas a tanta queja en contra del PAN.

No hay que olvidar que al IEPC y a la comisión de Quejas y Denuncias todavía le quedan 20 por resolver y las que se acumulen. Si no hay tarjetas amarillas a tiempo el proceso se les puede ir de las manos. Hay que poner disciplina para que luego no se quejen de campañas alejadas a lo que marca el Código Electoral y que esto traiga como consecuencia la apatía ciudadana para acudir a las urnas el próximo 3 de julio.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5