×
Vanessa Rubio
Vanessa Rubio
ver +

" Comentar Imprimir
23 Abril 2020 04:52:00
¿En qué nos afecta a todos que las calificadoras nos bajen la calificación?
Escuchar Nota
El viernes pasado publiqué dos tuits que hablaban de la mala noticia de bajas de calificación crediticia que acababan de otorgar a nuestro país y a Pemex. Primero Fitch se la bajó a Pemex y luego Moody’s se la baja al soberano (a México) y a Pemex.

Recibí varios comentarios preguntándome lo que esto significa. Todos los países del mundo compiten por atraer capitales y recursos para financiarse. Los recursos privados son los que generan empleo y son los que pagan impuestos (personas y empresas) para que el gobierno tenga recursos para hacer todo lo que hace. Sin iniciativa privada, no habría inversión productiva que genera empleos, ni financiamiento, ni el gobierno podría cobrar impuestos para tener financiamiento público. Sin la iniciativa privada, no existiría un presupuesto público que permita atender la mayor parte de las necesidades de un país.

En esta competencia mundial por atraer recursos entre países, hay dos elementos que los dueños de los capitales consideran para destinar su dinero a cualquier parte del mundo: la relación entre ganancias y riesgos. Toda inversión conlleva riesgos, pero las ganancias deben superar la exposición al riesgo para que el negocio de invertir recursos sea rentable.

Las agencias calificadoras lo que establecen son “calificaciones” para cada uno de los países y empresas públicas o estatales (como Pemex y CFE), en relación con el riesgo que tienen de no pago. Por ejemplo, un gobierno emite deuda y entrega a cambio bonos a quienes compran esa deuda. La posibilidad de que ese gobierno o empresa pública no cumpla con el pago a sus acreedores, es medida por las calificadoras. Y a mayor riesgo de incumplimiento, más se les tiene que pagar a los acreedores para que se animen a invertir en tu país.

Es así que cuando una agencia calificadora realiza una acción de “baja de calificación”, es una mala noticia para el país, porque quiere decir que ahora se tendrá que pagar más dinero público, dinero de todos, por la deuda y que menos querrán invertir en nuestro país porque nos consideran más riesgosos.

La calificación crediticia es un “sello de calidad” (o de no calidad) que tiene un país (o deja de tener) para atraer recursos privados nacionales y extranjeros. El que México vaya a enfrentar la mayor crisis económica de nuestra historia este 2020, debería estar llevándonos a tomar las mejores decisiones de política. Y contrario a esta racionalidad, los mercados, en este caso las calificadoras, acaban de dar un voto de desconfianza a la posición financiera de nuestro país. Eso nos va a costar dinero valioso de los mexicanos, que debería ser usado para la emergencia sanitaria y la crisis económica.

Publicado en El Heraldo de México

Imprimir
COMENTARIOS