×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
29 Julio 2019 04:01:00
En rumbo de colisión
Rubén Moreira le cerró las puertas de Coahuila a Ivonne Ortega, cuyo compañero de fórmula, José Alfaro, compite contra su esposa Carolina Viggiano por la secretaría general del PRI, pero a Ulises Ruiz no logró intimidarlo. El gobernador de Oaxaca y Blanca Gándara no participarán en la elección del 11 de agosto, por no haber cubierto los requisitos de la convocatoria, pero están en campaña contra Alejandro Moreno y Viggiano, candidatos de Peña Nieto y de Osorio Chong.

Ortega declaró a Reforma (17.07.19) que Moreno le ofreció posiciones para no competir, y que el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el excandidato presidencial José Antonio Meade trataron de disuadir a Ulises Ruiz de registrarse. Bloqueada por la cúpula del PRI, Ortega recurrió a la militancia para reunir las firmas necesarias y estar en la contienda. El mismo día de su descalificación (25 de junio), Ruiz dirigió una carta al priismo nacional:

“El servilismo, el interés, la abyección, la estrechez de miras, el miedo a la competencia, me ganaron en la mesa y no en las urnas. El temor a perder el voto de una militancia que se ha pronunciado por un proyecto de cambio real, contra la corrupción, el engaño y la simulación; el miedo y la compra de protección por parte de Peña, gobernadores y dirigentes sin liderazgo, obedientes a la línea, pudieron más que la supuesta apertura democrática. (…) Una cúpula voraz y temerosa en complicidad con una dirigencia fallida movieron todas sus piezas (…) para construir una elección simulada”.

Ruiz afronta a Moreno: “Tu triunfo estará respaldado por afiliaciones espurias, levantadas con recursos públicos y programas sociales como La Mera Mera en Coahuila, donde se concentra la mitad de las “nuevas” afiliaciones y donde han dejado muestras claras de sus formas, como el proceso interno para elegir al gobernador Miguel Riquelme. ¿Recuerdas cuando obtuvo más de 500 mil votos a partir de 400 mil boletas impresas, siendo gobernador Rubén Moreira, distinguido y prestigiado miembro de nuestro partido? ¡Cien mil votos sin boletas!”.

El exgobernador oaxaqueño tampoco es un demócrata, y juega más rudo que Moreira. Ruiz era menos peligroso dentro que fuera de la competencia por la jefatura del PRI. El 23 de julio, presentó una denuncia contra Moreno ante la Fiscalía General de la República, por falsear su declaración 3de3, según la cual el valor real de 15 propiedades adquiridas por el Gobernador de Campeche con licencia, entre 2012 y 2015, rebasa en 103 millones de pesos al reportado. En un mensaje por Twitter, acusa: “Dinero ilícito tras las propiedades de Alejandro Moreno”.

Según Ruiz, el favorito “de la línea”, cuyo principal operador parece ser el “distinguido y prestigiado” Rubén Moreira, ha excedido el tope de gastos de campaña y varios gobernadores han desviado recursos públicos para apuntalarlo. Moreno tiene el apoyo de la nomenklatura, mas no de la militancia ni el de cuadros importantes. La candidatura de Ortega es una prueba. La elección del PRI está en rumbo de colisión. Existen elementos para impugnarla ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde incluso podría anularse.

El repudio social y de amplias capas del priismo contra el expresidente Peña Nieto y sus adláteres aumenta conforme se descubren nuevos escándalos de corrupción de su Gobierno. Inflar el padrón del PRI a 7.2 millones de militantes es una medida desesperada para imponer a Moreno. En Coahuila, la nómina registró un aumento del 270% al pasar de 88 mil 170 a 326 mil 863 en junio.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5