×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
06 Septiembre 2010 03:26:08
En todos los aspectos
La Selección nacional tuvo una desafortunada actuación el sábado ante Ecuador que vino a echar a perder los festejos del Bicentenario en el país.

En plena conmemoración del Bicentenario, los ecuatorianos vinieron a echar a perder las fiestas patrias en un encuentro amistoso, aprovechando la fecha FIFA, en donde todo salió mal.

Por principio de cuentas, las autoridades de la FMF pensaron que los tapatíos todavía creían en Santaclós y los Reyes Magos, por lo que les intentaron vender un producto que cada vez está más devaluado, como es la Selección Nacional, a precio de oro. El resultado, un estadio Omnilife luciendo las tribunas prácticamente vacías.

Una vez iniciado el encuentro, los mexicanos “no tuvieron tiempo de montar en su caballo” y en menos de un minuto ya estaban abajo en el marcador.

Se jugó “con el sello de la casa”; es decir, siendo muy vulnerables en la zona defensiva, fabricando muy pocas oportunidades de gol y como siempre, desperdiciándolas. Perdiendo una gran cantidad de balones en media cancha y por momentos dando la impresión de estar sobrados los jugadores.

El juego de conjunto ausente, las individualidades sin aparecer. La excepción fue Paco Memo Ochoa, quien se agigantó bajo los palos, evitando lo que bien pudo ser una goleada histórica.

Sin variantes ni creatividad al ataque. Tuvieron que transcurrir 60 minutos para que por fin alguien, en esta caso, Carlos Salcido se atreviera a lanzar un disparo de media distancia.

Rafa Márquez y Gerardo Torrado, siendo un cheque al portador para el silbante, haciéndose amonestar (como siempre) tontamente.

Carlitos Vela y Giovani dos Santos perdidos. “El Maza” Rodríguez y Héctor Moreno haciendo agua en la defensa.

No hay quien haga una jugada individual, que llegue a la línea del fondo y mande la diagonal matona. Tampoco quien regrese una pared o practique el disparo de lejos. De la táctica fija, ya mejor ni hablamos.

De lo rescatable está el debut con los roedores del “Chuletita” Orozco, quien mostró más movilidad y ambición que Vela; pero que, cuando la tuvo un par de veces, salió con su domingo 7.

Que lejos estamos del nivel mostrado por aquella Selección de Miguel Mejía Barón en la Copa América o la de Ricardo Antonio La Volpe en la Copa Confederaciones de 2005.

A todo esto debemos añadir la sin razón del interinato de Efraín Flores como timonel nacional.

El próximo martes 7, en Monterrey, el equipo de todos tratará de reivindicarse con la afición, esperando que sea la escuadra colombiana, la que pague los platos rotos. Se espera un llenazo en la Sultana, ya que el público norteño es noble y muy futbolero; sin embargo, el Tri tiene la obligación de mejorar… en todos los aspectos.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5