×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
10 Octubre 2010 04:08:04
Enclenque la oposición en Coahuila
A menos de un mes de que inicie el proceso electoral para renovar la Gubernatura y el Congreso del Estado, la oposición en Coahuila está desdibujada, sin liderazgo ni proyecto político, débil y sin un candidato con la fortaleza electoral suficiente para poner en riesgo la hegemonía, el dominio del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

En la oposición, el personaje más adelantado en la carrera por la Gubernatura es el panista José Guillermo Anaya Llamas, quien se encuentra en campaña desde hace meses, pero la aceptación que tiene entre los electores es irrisoria, minúscula si se compara con la del priísta mejor posicionado, Rubén Moreira Valdez.

Al Partido Acción Nacional (PAN) no le ha ido nada bien en los últimos procesos electorales, pero los resultados obtenidos por el resto de los partidos de oposición en Coahuila son todavía peores, al grado que en los dos últimos comicios legislativos –el local del 2008 y el federal del 2009– el tricolor demostró su poderío, arrasó en las urnas y se llevó carro completo.


PRIMERA LLAMADA… PRIMERA:
En noviembre iniciarán los preparativos para la jornada electoral del 3 de julio del 2011, cuando los coahuilenses acudirán a votar para elegir nuevo Gobernador del Estado y renovar un adelgazado Poder Legislativo que se integrará por 25 diputados, 16 de mayoría relativa y nueve de representación proporcional.

Frente al proceso electoral que está por iniciar, queda claro el dominio priísta en la Gubernatura y en el Congreso local, pues tiene 22 de 31 legisladores, y su oposición se reduce a un diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), uno más independiente y siete de una dividida fracción parlamentaria de Acción Nacional.

En la elección de diputados locales que se realizó en el 2008, el PRI consiguió por sí solo 19 distritos electorales y en uno más obtuvo la victoria al ir en alianza con el partido estatal Unidad Democrática de Coahuila (UDC).

En el reparto de las 11 curules de minoría, el tricolor alcanzó una, con lo cual su fracción parlamentaria sumó 21 integrantes; el PAN obtuvo las siete que ahora tiene; el PRD una y UDC dos, pero este último organismo político se quedó sin representación en el Congreso Estatal cuando Jesús Contreras Pacheco y Javier Fernández Ortiz renunciaron a su militancia luego que el líder moral, Evaristo Lenin Pérez Rivera, puso al partido a disposición del PAN.

Contreras se definió como legislador independiente, aunque acaba de formar el Partido Primero Coahuila (PPC), y el 28 de junio pasado Fernández Ortiz anunció su incorporación a las filas del PRI, donde hace años militó, por lo que ahora la bancada tricolor se conforma por 22 legisladores.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA:
En las elecciones de diputados federales, que se realizaron el año pasado, los priístas también fueron implacables con sus adversarios, pues ganaron en los siete distritos electorales de la entidad y con la asignación de las curules de representación proporcional el bloque Coahuila dentro del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados suma 11 representantes.

En la asamblea federal, la oposición coahuilense se reduce a los diputados panistas Jesús Ramírez Rangel y Tomasa Vives Preciado; a la perredista Mary Telma Guajardo Villarreal y la profesora Elsa María Martínez Peña, del Partido Nueva Alianza (Panal).

En el sector municipal la composición política no es muy distinta, pues de los 38 presidentes municipales, 33 son del PRI, incluyendo a aquellos de los principales núcleos de población: Saltillo, Torreón, Monclova y Piedras Negras.

En la elección de alcaldes que se realizó hace un año, el PAN consiguió el triunfo en Allende y San Buenaventura; el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) lo hizo en Parras de la Fuente; la sociedad entre el PAN y el PRD dio resultado en Castaños, y en Múzquiz, una mezcla del PRD, UDC y el Partido del Trabajo (PT) llevó a la Alcaldía al ex panista Cipriano Antonio Portales Bermúdez.

En los mismos comicios el tricolor arrebató al PAN las alcaldías de Torreón y Ramos Arizpe, donde el albiazul tenía sus principales bastiones electorales, y desbancó al PRD de su nicho electoral, San Pedro de las Colonias.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPAMOS:
El senador José Guillermo Anaya Llamas inició campaña electoral hace meses, cuando empezó a recorrer el estado y a reunirse con diferentes grupos de panistas con el pretexto de conocer sus inquietudes y sugerencias a fin de llevarlas a la Cámara Alta del Congreso de la Unión.

Convencido de que su compadrazgo con el presidente Felipe Calderón le garantizará la nominación del PAN para contender por la Gubernatura de Coahuila, el legislador se ha ido preparando para posicionarse al interior de su partido y dejar de lado a cualquier otro panista con interés por la candidatura, como sería el caso del también senador Ernesto Saro Boardman, del diputado federal Jesús Ramírez Rangel y del ex alcalde de Torreón José Angel Pérez Hernández.

Pero las decisiones de Anaya dentro del PAN no le han resultado favorables.

Primero acomodó al frente de la dirigencia estatal a uno de sus incondicionales, el también lagunero Reyes Flores Hurtado, quien perdió todas las elecciones realizadas durante su periodo como líder.

Aprovechando las fechas para el relevo en la dirigencia de su partido, Anaya llevó al cargo a otro de sus aliados, el diputado local Carlos Ulises Orta Canales, quien más que buenos dividendos, ha redituado dolores de cabeza al senador.

Orta no ha tenido capacidad para cicatrizar las heridas que ocasionó la elección interna donde fue electo como líder estatal y los resultados empezaron a brotar, se hicieron públicos en la sesión plenaria que el Congreso del Estado realizó en la semana, donde fue evidente el divisionismo que impera al seno de la fracción parlamentaria del partido albiazul.

Primero el grupo de legisladores encabezado por Orta votó en contra de que la también diputada panista Esther Quintan Salinas, con quien se enfrentó en la elección interna por la dirigencia, se convirtiera en secretaria de la Mesa Directiva de la asamblea local.

En respuesta, los legisladores azules partidarios de Quintana abandonaron el salón de sesiones cuando Orta presentó una propuesta para tratar de conseguir la comparecencia del titular de la Secretaría de Medio Ambiente en Coahuila, Juan Francisco Martínez Ávalos, situación que despejó dudas respecto a que las cosas al interior del PAN no marchan bien, lo cual repercute en las aspiraciones electorales del senador Anaya.

Otro de los recursos empleados por el aspirante para convertirse en candidato, fue acomodar en las delegaciones federales representadas en Coahuila a panistas fieles a su proyecto.

Como ejemplo están Jesús de León Tello en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); Luis Gurza Jáidar en la Reforma Agraria (SRA); Luis Fernando Salazar Fernández en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) y Manuel de Jesús Hernández Rocha en la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

Lo peor del caso para el senador Anaya es que todo lo anterior no le ha resultado útil para mejorar su imagen pública y elevar el imperceptible nivel de aceptación electoral que tiene en el estado, el cual, a un mes de que inicie el proceso eleccionario, llega con dificultad a los ocho puntos porcentuales.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5