×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
31 Diciembre 2008 08:21:10
Errar dos veces
En los partidos políticos de México –que carecen, documentadamente, de representación social y legitimidad moral– hay aprestos y esperanzas.

Aprestos para el cotejo electoral a realizarse el año que en horas será 2009 para renovar la Cámara de Diputados federales y formar la 61 Legislatura.

Y esperanzas de que los candidatos de los partidos políticos obtengan suficientes votos para ser investidos legisladores y continuar viables.

Empero, aprestos y esperanzas no ocultan ni atenúan una angustia subyacente que, el caso de ciertos partidos políticos, es existencial.

Es, pues, la angustia de lo incierto con respecto al futuro cercano, del cual dependería, como depende, la existencia misma de esos partidos políticos.

Así es. La cúpula priísta “huele” una victoria electoral de esas de “carro completo” del antaño nostálgico que les llevare a controlar el Legislativo.

Apuesta el priísmo cimero al desencanto ciudadano ante la ineptitud del PAN en el ejercicio de potestades de los Poderes Legislativo y Ejecutivo.

Para las élites dirigentes del PRI, esa ineptitud de los panistas ha tenido secuelas funestas: la descomposición rampante del Estado mexicano. Esa descomposición lleva al Estado a su desintegración. Este proceso antójase irreversible.

Mas las cúpulas del PRI no lo registran así. Atribuyen al panismo la descomposición y eventual desintegración del Estado, aunque las causas son otras.

Para la cúpula priísta, una victoria en 2009 sería un preludio del retorno al Poder Ejecutivo en 2012. Le apuestan al desastre calderonista.

Este desastre, a su vez, es el meollo vero de la angustia preelectoral (y existencial) del PAN. La descomposición del Estado se ha acelerado.

Sin embargo, el presidente de facto, Felipe Calderón, ni sus partiquinos panistas identifican la causa real de su desventaja preelectoral.

Para el panismo, la desventaja resulta del quehacer “desestabilizador” de los “nacos” de Andrés Manuel López Obrador y “factores externos”.

Esos factores son epitome de la crisis financiera, bancaria y bursátil causada por la adefagia de los operadores estadounidenses de valores inferidos.

Pero, ¿es aconsejable el retorno triunfal del PRI al poder? No. ¿Por qué? Primero, porque es el causante histórico verdadero de la situación que prevalece.

Y, segundo, porque sus propuestas no contemplan un cambio revolucionario, sino hacer reformas que le aseguren que no volverá a ser desalojado del poder.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Glosario:
Adefagia: voracidad, gula, apetito excesivo.
Epítome: compendio, resumen, condensación.



Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5