×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Junio 2010 03:12:30
Es momento de festejar
México mostró calidad y coherencia en todas sus líneas, pero sobretodo mejoró en defensa para alcanzar un triunfo histórico; pésaima labor del árbitro saudiárabe

“Celebremos con gusto señores, este día de placer tan dichoso”, y cómo no, si el equipo tricolor, que tiene mucho corazón, obtuvo una histórica y contundente victoria frente a su similar de Francia.

Y digo histórica, porque nunca se había derrotado a les blues y menos en una Copa del Mundo. Contundente también; en virtud de que se les dominó durante los 90 minutos y se les derrotó categóricamente.

Más allá del resultado, lo más agradable fue ver el funcionamiento del equipo; mucho más acoplados los muchachos, pero sobre todo, mejorando enormidades en la zona defensiva.

Me parece que el jugador más destacado por los nuestros fue el capitán Rafael Márquez, quien se prodigó recuperando balones, imponiendo su ley en la contención, con personalidad, concentración y convirtiéndose, no solamente en el líder; sino, en el armador de México.

También el lateral volante Carlos Salcido merece una mención especial, por la entrega, pundonor y buen futbol que desplegó.

A pesar de que se ganó, no me gustó la alineación inicial del Vasco. Sigo pensando que El Guille no debe ser titular. El cambio que ordenó al hacer ingresar a Pablito Barrera, fue providencial; toda vez que, fue debido a que Carlos Vela se lesionó (una vez más).

Del mismo modo, debemos reconocer que las decisiones arbitrales beneficiaron a México. En el primer gol, El Chicharito Hernández, al momento del pase (magistral) de Rafael Márquez, está ligeramente adelantado, por lo que el tanto debió ser invalidado por posición fuera de juego.

El penal, merced al cual cae el segundo gol mexicano, es un “clavado” de Pablo Barrera, a quien “le robaron la piscina”; es más, yo creí que lo iban amonestar por fingir una falta, tratando de engañar al silbante; para su fortuna, lo logró y vino el disparo desde los 11 metros de regalo, para que Cuauhtémoc Blanco pusiera el último clavo en el ataúd galo.

El árbitro “saudi árabe” Al Ghamdi Khalil ¡malísimo!, inventando faltas, sin personalidad y pésimo manejo de los cartones preventivos.

Mención aparte merece la forma tonta en que Efraín Juárez se hizo amonestar, perdiendo la concentración, empujando a Malouda, una vez que se había marcado una falta en favor de México, inatentando hacerse justicia por propia mano; ya que el francés le había lanzado un balonazo. De esta forma, el jovencito de Pumas no podrá jugar ante Uruguay.

Sin embargo, no se ha ganado nada. La calificación está en el aire, tenemos cinco días para dar rienda suelta al jolgorio, antes de enfrentar a Uruguay el próximo martes 22 de junio, en un duelo trascendental para las aspiraciones mundialistas. Por lo pronto… es momento de festejar.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5