×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
19 Abril 2009 03:00:28
Esposo con doble vida
QUERIDA ÁNGELA: No puedo creer en los hombres. He estado casada por muchos años. Mi esposo tiene 46 y yo 40.

Mi esposo siempre ha llevado como una doble vida o tal vez deba decir una doble personalidad. La que tiene estando en casa con la familia y la que tiene con los amigos. Me crié en un hogar de alcoholismo y drogas, por lo que los vicios me disgustan bastante. Mi esposo bebe cerveza (fuera de la casa) y llega con ese olor que tanto me disgusta.

Antes llevaba amigas a mi casa y ahora simplemente me cohíbo. Mi esposo se pone gafas aún dentro de la casa para mirarlas. En una ocasión mi amiga se iba cuando él llegó del trabajo y el muy descarado se paró junto al marco de la puerta a verla entrar y salir mientras acomodaba sus bebés dentro del auto.

Por motivos de trabajo pasa mucho tiempo fuera. Me arreglo para él cuando vamos a salir y como si no me notara. Nuestra primera relación cuando llegó de su ultimo viaje fue muy agresiva y la verdad más que disfrutarlo me sentí usada.

En ocasiones he sentido que está haciéndolo conmigo, pero que está pensando en otra.

Cuando estaba en casa se iba a casa de un amigo a ver porno en Internet.

Si trato de conversar con él, sólo me sonríe como un niño pequeño que acaba de hacer una travesura y no le encuentra nada malo. Dice que me ama y que es normal.

La verdad es que ya no puedo disfrutar junto a él y desde hace un tiempo lo siento sólo como una piedra en mi camino y quisiera sacarla para poder seguir caminando.

Duele mucho sentirse como yo me siento. Duele mucho no poder confiar en la pareja.

En la casa es un hombre callado, sólo participa cuando de bobadas y chistes se trata. Si esto fuera de ahora tal vez no me dolería tanto.

Me casé siendo muy jovencita e ignorante y pensaba que su forma de ser era así y yo tenía que aceptarla y sufrir, como todas.

A mi hermana le dijo un día en “broma” que cuando el esposo no quisiera o no pudiera le avisara a él. Yo no quiero seguir con mi matrimonio. Ya mis hijos se casaron. Para mí es muy doloroso todo esto.

Venimos de familias con convicciones firmes y el divorcio nunca ha sido una opción. Así enseñé mis hijos. No amo a mi esposo como hombre. Estoy cansada, dolida, frustrada, desesperanzada.

ADELINA

QUERIDA ADELINA:
Tu esposo es un hombre enfermo y, antes de que te enfermes tú, debes alejarte de él.

Por su forma de actuar demuestra que no siente el mínimo respeto por ti, ni si quiera por su matrimonio.

Tú misma lo aceptas, no es un problema reciente, llevas años arrastrando esa piedra.

No es el caso discutir cuál es tu fe religiosa, pero estoy segura de que cualquiera que sea, ésta defenderá tu derecho de ser feliz y sentirte plena.Busca la manera de que sientas la posibilidad de desarrollarte al máximo como ser humano y no te sientas culpable, tus hijos ya se casaron e hicieron sus vidas, ahora te toca a ti buscar tu propio camino.

No estoy hablando de que tengas que divorciarte, haz un último intento con tu esposo, sugiérele entrar a alguna terapia que le ayude a manejar su obsesión por el sexo, pues según lo que me cuentas, presenta algunas señales preocupantes de que sufre este trastorno.

Si él acepta recibir la ayuda profesional para superar su problema, quizá sea para ti más fácil darle otra oportunidad, pero de otro modo, debes estar preparada para vivir así por siempre, y eso ni lo quieres, ni lo mereces.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5