×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2009 04:00:23
Esposo distanciado de su familia
Querida Ángela: Hola, antes que todo y gracias de antemano por la ayuda que me puedas brindar.

Tengo tres años de casada, pero últimamente hemos tenido muchos problemas. Él y yo duramos casi cinco años de novios, y yo creía que era el hombre ideal, pues era completamente diferente a lo que es ahora. El noviazgo fue algo hermoso, teníamos tantos años y proyectos, pero ahora siento que nada de eso existe.

Nuestra hija nació hace diez meses, o sea, aun es muy pequeña para darse cuenta de lo que pasa, pero no sé hacia dónde va esto.

El problema es que últimamente, digamos de unos cinco meses para acá, cada vez es más seguido que salga muy tarde del trabajo.

Después de que nació la niña yo ya no volví a trabajar, por decisión mutua, al menos hasta que cumpla dos años; él se va desde las 7:00 de la mañana, y prácticamente no nos vemos, pues no desayuna en casa, luego regresa a veces cerca de las 11:00 de la noche, y nunca está de humor para platicar.

Recuerdo que antes, cuando yo tenía tiempo libre él ocupaba horas libres de su trabajo para estar conmigo, pero ahora como que ya no le interesa hacerlo.

Mis sospechas de que ya no quiere estar conmigo no son infundadas, ya que hemos tenido discusiones en las que incluso planteamos la posibilidad de separarnos durante algún tiempo, pero ya no volvimos a tocar el tema y volvimos a lo mismo de siempre.

Él no lo dice, pero por sus actitudes me da la impresión de que ya lo tengo harto o ya se aburrió de mí.

Obviamente, eso me hace dudar mucho, a veces creo que en realidad nunca me ha amado.

Para empeorar las cosas, yo tengo un problema de nervios, el cual me hace sentir mucha ansiedad cuando no estoy con él. Cada vez que tenemos una discusión me pongo muy mal, quisiera estar más estable emocionalmente, pero él no me lo permite.

Al final del día, cuando llega, no quiere platicar conmigo, por ejemplo, ayer llegó tarde de nuevo, nada más me saludó y llamó a casa de sus padres.

Estuvo un buen rato platicando con ellos, yo, por cortesía me salí de la habitación, cuando regresé ya había colgado, le pregunté qué había pasado, me dijo que nada y se durmió.

La verdad, ya no sé qué hacer, ya estoy harta de esta situación, pero me preocupa mi hija, no quiero que crezca sin su padre. Estoy desesperada.
Conni

Querida Conni: Tu problema, según lo que me planteas, se debe sobre todo a una defectuosa comunicación como pareja.

Las largas jornadas de trabajo en él, puedeque sean una excusa para salir de una relación rutinaria, así que debes trabajar para rescatar la “chispa” entre ustedes.

La crisis de comunicación es un conflicto generado por ambas partes. Quizá debas sentarte a analizar si de alguna manera has propiciado este alejamiento. En cualquier caso, se requiere de la buena voluntad de los dos para superar este problema.

Si él no te habla por iniciativa propia, busca tú iniciar el diálogo, pregúntale cómo le fue en el trabajo, cuéntale sobre lo que tú hiciste en el día, y no lo hagas sólo con monosílabos.

Cuando él te hable, no te limites a oír, deja de trabajar, o deja el periódico a un lado, míralo a los ojos.

Recuérdale con frecuencia los momentos felices compartidos que han disfrutado los dos, revive las fechas importantes.

No olvides despedirte de él cuando se vaya a trabajar, haz un esfuerzo para levantarte con él, aunque no le prepares el desayuno. Un beso todos los días es una práctica muy recomendable.

Reconstruye los puentes entre tu marido y tú antes de que la distancia sea imposible de salvar.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5