×
Enrique Martínez y Morales
Enrique Martínez y Morales
ver +
Enrique Martínez y Morales Presidente del Colegio de Economistas de Coahuila, A.C. e-mail: [email protected] Twitter: @enriquemym

" Comentar Imprimir
19 Febrero 2019 03:33:00
Falacias de la conquista
Cuando de pequeños estudiamos la historia de nuestro país se nos inculcó que las culturas prehispánicas florecían cuando los españoles llegaron y conquistaron México. Dicha idea contiene dos mentiras monumentales que es importante aclarar porque nos hicieron crecer con resabios injustificados y, sumadas a las invasiones francesa y norteamericana, victimizados en el tiempo.

La primera mentira es muy fácil de identificar: en 1519 México no existía. Nuestro país vio la luz como tal tres siglos después, en 1821, con la firma de los Tratados de Córdoba entre Agustín de Iturbide y el virrey Juan O'Donojú, y la entrada triunfal del Ejército Trigarante a la Ciudad de México el 27 de septiembre de ese año.

De hecho, México no fue víctima de la Conquista, sino su consecuencia. Lo que había en nuestro continente cuando llegaron los hispanos eran extensas llanuras habitadas por tribus nativas hostiles, sobre todo en el norte, y otras con mayor desarrollo y civilidad, como la azteca, la maya, la zapoteca y la olmeca.

A diferencia de los ingleses protestantes que desembarcaron más al norte y concentraron a los indígenas en reservaciones y promovieron un sistema económico de mercado, los peninsulares católicos se mezclaron con los locales e impusieron un sistema de explotación. Ese mestizaje y esa forma de interacción económica dieron origen a nuestro México, 300 años después de la Conquista.

La segunda mentira no es tan evidente. Cuando hace 500 años Hernán Cortés arribó a lo que hoy es Veracruz, el nombre de España no estaba consignado en ninguna parte. Era entonces la península ibérica, compuesta por reinos independientes como los de Castilla, Aragón, León, Navarra, Sevilla, Toledo o Córdoba, entre muchos otros.

Hernán Cortés era castellano. Pretender asignarle la nacionalidad española equivaldría a convertir en norteamericano a Ignacio Zaragoza por haber nacido en Texas cuando aún pertenecía a México.

A América la descubrió el italiano Cristóbal Colón, auspiciado por Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón, mejor conocidos como los Reyes Católicos (no de España, que aún no existía), título emitido por el papa Alejandro VI. Precisamente a raíz de ese matrimonio comienza a configurarse la unificación ibérica.

A los mexicanos nadie nos ha conquistado. Nunca. Somos un orgulloso y florido producto del mestizaje y la fusión de dos culturas. Queremos y respetamos a nuestros ancestros: al indio nativo y al europeo barbado, aunque aún haya quienes reniegan de su estirpe. Somos lo mejor de dos mundos.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65