0 1 2 3
×
4
Mónica Ceballos
Mónica Ceballos
ver +
Mónica Ceballos Angulo (6 de marzo de 1973, Guamúchil, Sinaloa) Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con Maestría en Administración y diplomada en Periodismo por el ITESM Campus Monterrey. Se ha desempeñado en las áreas de Relaciones Públicas, Comunicación Organizacional y Periodismo especializado. Su mayor pasión es la defensa y difusión de los valores familiares y femeninos en aras de lograr que cada miembro en la sociedad sea reconocido por su esfuerzo y dedicación.

" Comentar Imprimir
25 Julio 2011 03:00:57
Fecha de caducidad sin fin promociona
Escuchar Nota
lMe pareció francamente una tontería cuando escuché que hay personas que consideran que la fecha de caducidad de un producto se establece con el único afán de hacer que los productos se vendan y el mercado tenga cierta movilidad para hacer ganar dinero a los productores y distribuidores.

El vender productos alimenticios en realidad es una enorme responsabilidad porque es la fuente de salud de una persona, ni modo que consumiéramos cosas que estén echadas a perder.

La fecha de caducidad es “el límite en que se considera que las características sanitarias y de calidad que debe reunir un producto preenvasado, almacenado en las condiciones sugeridas por el responsable del producto, se reducen o eliminan de tal manera que después de esa fecha no debe comercializarse o consumirse”, según explica la “Revista del Consumidor”.

Tanto esta fecha como la de consumo preferente deben imprimirse en el envase del producto con la finalidad de especificar hasta cuándo tiene propiedad benéficas para la población, sin importar del lapso, puede tratarse hasta de años.

Existen alimentos que tienen una vida óptima de tan sólo unos días y otros que puede guardarse en la alacena durante años, máximo dos. Pero los que sólo tienen la fecha de consumo preferente no representan un riesgo para la salud si se comen luego de este límite, que indica cuándo empiezan a perder sus propiedades organolépticas. Sin embargo, se recomienda colocar al frente de los anaqueles de la alacena los que se compraron primero, para que sean los primeros que se consumen también.

Los productos con menos margen de protección son los que no han recibido tratamiento térmico alguno y no tienen una protección natural contra el medio ambiente y las bacterias, los más peligrosos cuando se consumen ya pasados, son los cárnicos en donde se desarrollan sustancias que se llaman cadaverinas que ponen en riesgo su salud, de hecho, los expertos dicen que son las que hacen que inmediatamente el alimento huela feo, lo que indica que no es saludable su consumo.

Fíjese bien

» Los productos como la sal, azúcar, vinagre y confitería (cualquier cosa que consista en azúcares aromatizados y/o coloreados) y goma de mascar, no requieren llevar etiquetada la fecha de caducidad o de consumo preferente.
» Dentro de una lata, un alimento puede llegar a durar dos años o más, una vez abierta, el consumo debe ser inmediato.
» Almacenamiento de productos frescos: pollo, pavo y otras aves y a 2 días refrigerado, entero 1 año, en piezas 9 meses congelado. Carne molida de res o ave, 1 a 2 días refrigerado, 3 a 4 meses congelado. Pescados: 1 a 2 días refrigerado, congelados 3 a 8 meses. Jamón 7 días refrigerado, congelado 1 a 2 meses. Quesos 10 a 12 días refrigerados, huevos 3 a 5 semanas refrigerados.
» ¿Cómo se calculan las fechas de caducidad? Mediante estudios sobre vida de anaquel, se realizan “retando” al alimento, con diferentes condiciones y temperaturas y se hacen los cálculos de cuánto tiempo duraría bajo ciertas condiciones.
» Por eso se recomienda comprar únicamente lo que va a comer y no porque esté en oferta.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22