×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
10 Septiembre 2019 03:50:00
Feminicidios, una epidemia en aumento
“Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay”.
José Saramago

Desde hace más de una década que el atentado hacia las mujeres en el mundo se ha hecho más latente; no solo la bajeza de atentar contra su persona de manera física, moral, psicológica e intelectualmente sino terminar de una manera ruin con sus vidas. La Bagdad del Río Bravo fue el nombre acuñado para Ciudad Juárez, ciudad que se hizo famosa por sus muertas. Fue en 1993 cuando comenzó la oleada de muertes de mujeres que incluso en ese año fue necesario acuñar una palabra: Feminicidio.

De acuerdo a un reportaje realizado por el periódico El País, el término feminicidio denuncia la violencia machista, donde el odio a la condición de mujer es el principal motivo que impulsa al perpetrador a ser violento. Un feminicidio no es un simple homicidio, sino el ataque deliberado por la condición de género.

Resulta indignante que hasta en los círculos de la intelectualidad mexicana haya complicidad para encubrir sentimientos de odio y acciones contra la mujer que la gran mayoría de las veces suelen terminar en asesinato. Es obligatorio mencionar que detrás de un feminicidio, se encuentra una cultura de discriminación, de misoginia; en general esto es una culpa compartida que va desde la cultura de las sociedades hasta actitudes que se generan desde las familias.

Está demostrado que el asesino de mujeres piensa que el cuerpo de las mujeres les pertenece, que las mujeres en sí mismas les pertenecen, por eso cuando se cometen este tipo de actos, les quitan todo símbolo de
humanidad.

Cito al Manifiesto comunista, en donde Marx y Engels argumentaron cómo la clase dominante oprime a las mujeres, relegándolas a ciudadanas de segunda clase en la sociedad y dentro de la familia. También en el libro El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado se analizaba el surgimiento de la opresión de las mujeres como el producto de la aparición de la sociedad de clases y de la familia nuclear. En su momento, este tipo de obras sirvieron como contribución a la comprensión de la opresión de las mujeres.

Hoy en día, la pobreza, la privación y el temor de represalias hacen que sea difícil para las mujeres resistirse o quejarse. Como humanos repudiemos las relaciones de poder que solo sirven de pivote permanente de la agresión hacia la mujer.



Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65