0
×
1
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
29 Octubre 2019 04:07:00
Fórmula 1
“Quiero dar unas gracias masivas a la multitud que vino ayer en México. ¡Nunca he visto nada así!”
Lewis Hamilton

Como ya es costumbre, la Fórmula 1 en México fue un éxito. Se registró un nuevo récord de asistencia, con 345 mil 694 espectadores en los tres días, 25 al 27 de octubre.

A pesar de la resistencia de algunos críticos, que cuestionaban la competencia como elitista y afirmaban que no tenía por qué realizarse en un país pobre como México, hubo una nutrida participación de integrantes de la cuarta transformación. No solo asistió el secretario de Turismo, Miguel Torruco, quien tenía que hacerlo porque representaba al Gobierno federal, sino también otros funcionarios. Acudieron también algunos analistas que fueron antes muy críticos de la carrera “fifí”.

La verdad es que la Fórmula 1 representa una promoción muy importante para el país y para el propio Gobierno. “Es una oportunidad que se ha construido para que el mundo pueda apreciar la cultura, el civismo y calidad de México”, dice Alejandro Soberón, presidente de CIE, la organizadora. El Gran Premio ofreció este domingo una imagen de un país en paz, divertido y con capacidad de organización, que contrasta con la violencia en las calles que proyectaron los hechos de Culiacán del pasado 17 de octubre.

Según la propia Fórmula 1, más de 90 millones de personas vieron por televisión en el mundo el Gran Premio de México de 2018, no muy lejos de los 110 millones del Premio de Mónaco, que usualmente obtiene la mayor audiencia. A esto hay que añadir los segmentos informativos que multiplican el mensaje en noticiarios de todo el mundo. Al Gran Premio acudieron 350 periodistas internacionales. Por eso el impacto es tan grande.

El presidente López Obrador, al contrario de algunos de sus simpatizantes más ideológicos, nunca se opuso a la realización del Gran Premio en México. Lo que rechazó, y no sin razón, era el uso de dinero público, aunque los recursos no provenían de la recaudación general sino del Consejo de Promoción Turística, que obtenía dinero de un impuesto especial al turismo cuyo propósito era precisamente promover al país en el extranjero y que ha sido eliminado ahora para dedicar los recursos al Tren Maya.

Este Gran Premio de 2019 se realizó todavía con recursos comprometidos por el anterior Consejo de Promoción Turística. Sin embargo, Claudia Sheinbaum, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, entendió que valía la pena preservar la carrera porque representa una derrama económica muy importante, calculada en unos 14 mil millones de pesos y 8 mil empleos. Los organizadores lograron que la organización internacional de la Fórmula 1 ofreciera una rebaja en sus cobros y Sheinbaum logró conjuntar a un grupo de unos 100 empresarios para crear un fideicomiso privado que apoyará la competencia en los próximos años.

Si bien no sabemos quiénes son estos empresarios, se logró el objetivo de mantener el Gran Premio en México, con todos sus beneficios, sin usar dinero público. No es fácil. Virtualmente todas las carreras –menos Mónaco y Silverstone en Inglaterra– reciben subsidios gubernamentales. También muchas de las escuderías.

El fideicomiso que impulsó Sheinbaum permitirá que el Gran Premio se quede en México cuando menos los próximos tres años. Al final todos nos beneficiaremos, incluso quienes cuestionaban esta fiesta deportiva como un lujo. La Fórmula 1 ofrece una publicidad muy positiva para México con un alcance que ningún otro medio puede dar.


Pérdidas de Pemex

Bastante irritante es que Pemex, una petrolera, pierda dinero; pero que en los nueve primeros meses de 2019 haya elevado estas pérdidas 663%, para llegar a 176 mil 367 pesos, es lamentable. La idea de tener una petrolera es ganar dinero, no perderlo. Espero que no nos digan ahora que ganar dinero es una idea neoliberal.
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95