×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
10 Septiembre 2019 04:06:00
Fuchi, guácala…
Ayer por la mañana salí a trabajar y cuando iba por la calle, llegaron dos tipos en moto. De inmediato lo supe: “Me van a asaltar”. Pero esta vez en lugar de resignarme a ser víctima de la delincuencia, me puse bravo y les dije: “¡Fuchi, guácala! ¡Piensen en sus mamacitas!”. Los ladrones bajaron las armas, me pidieron una disculpa y hasta me regalaron una manzana. Nos abrazamos y fuimos felices, muy felices. Gracias, López Obrador, hiciste el milagro.

Primero me dio risa, pero luego me dieron ganas de llorar cuando escuché al amado líder cabecita de algodón decir que su estrategia contra la delincuencia y el crimen organizado es pedirle a los malosos: “¡Pórtense bien!”. Según el Presidente, los delincuentes deben de dejar de cometer asesinatos, extorsiones y secuestros, así como dejar de traficar drogas y robar combustible, por una sencilla razón: para que sus madrecitas no sufran. “Piensen en sus mamacitas”, dijo López Obrador y lo peor es que no estaba bromeando. Quisiera pensar que estaba borracho o pacheco, pero creo que tampoco se trataba de eso. Es decir, la cosa está del carajo: realmente el Jefe del Ejecutivo cree que dándoles un sermón, los criminales se reformarán.

A veces pienso (sí, suena difícil de creer, pero en serio a veces pienso), que en lugar de Presidente de la República tenemos al Pastor de la República, pues AMLO quiere solucionar los problemas del país con moral, con sermones y con parábolas. Y no es que esté mal que crea en Dios, pero si no va a hacer milagros, pues mejor que se ponga a trabajar en lugar de estar rezando.

Si López Obrador cree que con las madrecitas va a resolver la delincuencia, tal vez es hora de crear un nuevo regimiento dentro de la Guardia Nacional: el Batallón Jechu, integrado por puras jefecitas chulas. Así, en lugar de combatir al narco con rifles de alto poder, irían con su arma más letal: ¡la chancla! Y, claro, nada de batallas por caminos de terracería, pondrían fin a la inseguridad a punta de regaños: “O sea que si tus amigotes se avientan por la ventana, tú también lo haces”; “donde te encuentre esa tonelada de coca, me vas a conocer”; “confiesa dónde está el secuestrado, ¡no me contestes!”; “pero cuando yo no esté para arrestarte, me vas a llorar”; “vas a ver cuando llegue tu padre, le voy a decir que sigues huachicoleando”.

Lo único malo del plan presidencial es que a Andrés Manuel se le olvida un pequeño detalle: esos desgraciados no tienen madre.


TANDA CON IVA

Pues con la novedad de que nos van a subir los impuestos (sí, a ti también), sin decirnos que están subiendo los impuestos. El gobierno de AMLO ya vio que no le alcanza para seguir regalando pesos por todos lados, así que va a hacer lo que han hecho todos los gobiernos anteriores: exprimir más a los mismos de siempre. Así que si tienes Netflix, si usas Uber, si oyes Spotify y hasta si vendes Avon, Mary Kay o Tupperware tendrás que pagar impuestos. A este paso, no me sorprendería que el próximo año la Secretaría de Hacienda decida cobrar el ISR... ¡a las tandas!

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5