×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
28 Mayo 2019 04:06:00
Fuerte, Coahuila es…  hasta que congelan las cuentas de AHMSA
Ayer la compañía Altos Hornos de México (AHMSA), motor industrial y financiero de Monclova y la Región Centro de Coahuila, informó a la opinión pública que por instrucciones de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) “se congelaron las cuentas bancarias con las que opera” su sociedad mercantil Altos Hornos de México, S.A. de C.V.

“AHMSA también está relacionada con el caso Odebrecht”, señaló ayer a Grupo Zócalo el titular de la UIF, Santiago Nieto Castillo.

Si bien además de la empresa acerera fueron bloqueadas las cuentas bancarias de otros actores, como Emilio Lozoya y media docena más, el asunto tiene relevancia, pues precisamente la Unidad, dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, firmó un “convenio de colaboración para el intercambio de información” con el Gobierno de Coahuila el pasado 16 de abril.

Sin embargo el documento de 12 cuartillas –en poder de quien esto escribe– supone una relación desequilibrada en su cláusula tercera, relativa a los compromisos de las partes. Así, mientras el Gobierno de Coahuila proporcionará “información que resulte útil a la UIF”, ésta “otorgará al Gobierno de Coahuila los reportes de inteligencia que contengan información derivada de los reportes y avisos respecto de actos u operaciones que deben presentar los sujetos obligados en términos de la normatividad aplicable, que pudieran favorecer a la determinación de la situación fiscal de los contribuyentes que tengan su domicilio en Coahuila”.

Es decir, la UIF lo pondría sobre aviso. O aquello derivaría en una inteligencia financiera, pero al estilo Coahuila.

Qué pasaría, para dimensionar, si la UIF le comparte datos confidenciales y Gobierno del Estado, en cambio, reporta no tener novedades o da pistas que llevan a ninguna parte. En ese supuesto más que colaborar sería poner la Iglesia en manos de Lutero.

La UIF, por la naturaleza de sus atribuciones, no necesita del Gobierno de Coahuila ni de la Fiscalía General del Estado para detectar operaciones con recursos de procedencia ilícita que, dicho sea de paso, algunas veces nacen en las mismas oficinas públicas. Si bien nada le impide firmar convenios, sus competencias contenidas en el Reglamento Interior de la SHCP y el Reglamento de la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, le facultan para actuar como enlace entre Hacienda y las entidades federativas y municipios.

No necesita pedirles permiso, pues. Simplemente aplicar la ley, y nada más.

Y así sucedió ayer, con el caso de AHMSA.

Cortita y al pie

Por separado, en una diligencia de cateo que se prolongó durante tres horas por la madrugada del domingo, Ricardo Aguirre y su esposa, Edna Dávalos, ambos funcionarios del Gobierno de Coahuila, fueron los últimos en enterarse que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Fiscalía General de la República los tenía cercados. Para preservar la secrecía de la investigación y evitar fugas, la SEIDO no pidió colaboración a la Fiscalía General del Estado.

Ahora bien, de acuerdo con el vocero de AHMSA, Francisco Orduña, la medida de la UIF los tomó por sorpresa: “nos enteramos a través de los bancos, fuimos a hacer operaciones y no pudimos”, dijo ayer a Grupo Zócalo.

El sigilo como denominador común en ambas acciones, de domingo y lunes, encabezadas por el Gobierno federal.

La última y nos vamos

Por lo demás, en un comunicado de tres párrafos fechado ayer y con folio 45/2019, AHMSA dijo que, al congelar sus cuentas, la UIF está “poniendo en riesgo la estabilidad económica de Coahuila”.

Eso significa, interpretando sus bien medidas palabras, que la economía de la entidad –parafraseando al expresidente de la República, Ernesto Zedillo– está “prendida con alfileres”.

Y que Santiago Nieto –como le reprochase Carlos Salinas a su sucesor– se los acaba de quitar.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5