×
Carlos Loret de Mola
Carlos Loret de Mola
ver +
Carlos Loret de Mola estudio en el ITAM, la carrera de Economía. Estuvo en Acir, en Imer con Rocha, luego en Radio 13, después en W Radio y ahora también en Televisa. Nació en Mérida, Yucatán, México. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM). Es conductor del informativo matutino Primero Noticias (1:N) en el canal 2 de Televisa, y del noticiero vespertino “ Hoy por Hoy” en W Radio. Ha sido corresponsal de guerra en Afganistán y Haití. En Indonesia cubrió los desastres que ocasionó el Tsunami. Es autor del libro “ El Negocio . La economía de México atrapada por el narcotráfico” y coautor de “ Bitácora de Guerra”. Carlos Loret de Mola trabajaba con Ricardo Rocha como reportero y un día lo llamó Luis Vázquez, quien es el Productor General de Noticieros de Televisa, y le dijo que si quería hacer un casting porque estaban por iniciar un nuevo proyecto de noticieros para Canal 4 y buscaban un conductor. Hizo el casting y antes de que llegara a su casa ya le habían hablado para decirle que lo habían seleccionado. Cuando lo contrataron, Leopoldo Gómez, Vicepresidente de Noticieros, le dijo que tenía total libertad para elegir los contenidos del noticiero. 2004 Carlos Loret de Mola es desde el 11 de octubre el titular del noticiero matutino del Canal de las Estrellas, Primero Noticias. Su trayectoria profesional ha sido reconocida con el Premio Nacional de Periodismo 2005 y con una Mención Especial en el Premio Nacional de Periodismo 2001; el Premio del Certamen Nacional de Periodismo durante 2002, 2003 y 2004; el Premio de la Asociación Nacional de Locutores en 2002 y 2003, el Primer Premio Parlamentario de Periodismo en 1998, entre varios otros. 2007 Carlos Loret de Mola viaja a Tabasco para dar cobertura personalmente a la tragedia de las inundaciones en esa región de México. Una semana después de haber terminado su programa en W Radio (del grupo Radiópolis), el periodista Carlos Loret de Mola debutó con una nueva emisión en Radio Fórmula, con el programa Contraportada.

" Comentar Imprimir
14 Mayo 2019 04:06:00
Ganso-Economía
El presidente AMLO repite que está implementando un nuevo modelo económico. Acierta en diagnosticar el fracaso del neoliberalismo mexicano, pero no deja claras cuáles son las reglas y postulados que sostienen su propio modelo, al que, a falta de mejor nombre, podemos apodar ganso-economía.

Lo de ganso tiene que ver con que cada vez que lanza una política pública que parece chocar contra las reglas del mercado, la lógica del pensamiento económico e incluso las recomendaciones de su equipo, la acompaña de la frase: “me canso ganso”. Así, dobla la apuesta a quienes lo cuestionan, se autodefine necio en demostrar su teoría, jura que las cosas van a salir como él promete.

El presidente López Obrador esculpe sobre la marcha su modelo. Algunos de sus mandamientos empiezan a quedar claros:

1. La eficiencia está sobrevalorada. El Gobierno apuesta a que sus inversiones generen polos de desarrollo. El objetivo es crear un montón de empleos. Si una refinería puede funcionar con 500 trabajadores, mejor que se haga con 100 mil. La rentabilidad no es la prioridad. Queda por resolver quién pagará la ine-ficiencia deliberada: ¿el actual Gobierno en su recta final o de plano el próximo?

2. Autosuficiencia más que competitividad. Lo eficiente es producir menos maíz y más aguacate, pero como “sin maíz no hay país”, pues ni hablar. Al aguacate le hizo falta profundidad histórica y una frase pegadora. Otra: lo eficiente es dedicarnos al gas y no a la gasolina, pero al nuevo Gobierno le parece una contradicción ser país petrolero e importar gasolinas. El Presidente dice que es como si fuéramos productores de naranja pero compráramos jugo de naranja. En sus visitas a los 2 mil 500 municipios del país quizá no reparó en que los agricultores de naranjas no suelen vender jugos y los jugueros no suelen tener en el patio de sus casas árboles frutales.

3. El desarrollismo por encima de la sustentabilidad. La refinería de Dos Bocas puede generar un ecocidio en el Golfo de México. Súmele que la termoeléctrica contamina, el tren maya tumba pedazos de selva y el tren transístmico parte en dos al país por la sierra. En la ganso-economía, el concepto de progreso es a la antigüita: sin fijarse en la naturaleza.
4. Combatir la corrupción mejora las finanzas públicas y genera crecimiento económico. Indudablemente. La pregunta es qué tanto. Hasta ahora, las estimaciones de la ganso-economía sobre el dinero presupuestal que tendrían disponible por el proclamado fin de la corrupción no ha sido cuantificado. Hasta ahora, la vigilancia indispensable para evadir la corrupción ha frenado la actividad económica. Habrá que darle tiempo.

5. Más Estado y menos mercado. Es verdad que un gran número de empresas privadas se ha despachado con la cuchara grande. En el nuevo Gobierno hay una enorme desconfianza a que las ganancias queden en manos de inversionistas privados. Interpretan que ese dinero tendría que estar en manos del Gobierno para, idealmente, beneficiar a los mexicanos.

6. La gente no responde a incentivos personales, sino que se contagia del ejemplo del Gobierno y apuesta por el bien colectivo por encima del bien individual. Y así, como supone que el Gobierno se porta bien, todo mundo se portará bien. Es un cambio de paradigma que hasta ahora no ha funcionado.

¿Funcionará?
La ganso-economía no se implementará de la noche a la mañana. Se trata de un modelo cuyo experimento se ejecuta en 125 millones de ciudadanos que habitamos en la decimotercera economía más relevante del mundo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5