×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
16 Enero 2019 03:58:00
Gasolina
En estos días se habla mucho de la gasolina y como sabrán hay estados que están percibiendo el desbasto más que otros como Michoacán, Jalisco, Aguascalientes y Coahuila, en específico Saltillo, pero cómo es posible que nuestro vecino Nuevo León no esté padeciendo por la falta del combustible; en Nuevo León no hay filas para surtir el preciado líquido, “nuestra gasolina”. Todo mundo se cuestiona qué está pasando y el Gobierno manda verdades a medias y todo se llama una estrategia de nuestro Presidente que se llama desabasto. Para que usted tenga números serios y reales, cada estación de gasolina en México vende 420 mil litros al mes, lo que se traduce en 14 mil litros diarios, y recuerden que son 5 pesos en promedio de IEPS y 2 pesos de IVA por litro, o sea 7 pesos por litro: hablamos de 98 mil pesos diarios por cada una de las estaciones que existen en el país, impuestos que van al Gobierno.

Nuestro Presidente dijo el 14 de enero que no dejó de importar gasolina, pero el diario The Wall Street Journal desmiente lo que dice nuestro Presidente y expone con las cifras ClipperData que México dejó de importar 150 mil barriles diarios a partir del 1 de enero. Otro dato interesante, mis queridos lectores, es que un barril es de 158 litros de gasolina, por lo cual hablamos de 23.7 millones de litros diarios, lo que se traduce en 165 mil 900 millones de pesos no recaudados de IEPS e IVA por gasolina no vendida. Los políticos no dejan de mentir y decir verdades a medias.

El desabasto de gasolina no es un error de cálculo. Todo mundo sabe que México tiene sólo cinco días de inventario de gasolina en comparación con los 90 días de nuestros vecinos de Estados Unidos. Esto significa que si dejamos de refinar e importar, al quinto día ya no tendremos gasolina para mover nuestra economía, por eso la reforma energética cedió el espacio para invertir en infraestructura para gasolina y también gas LP. De que hay gasolina hay gasolina, ya que las tomas clandestinas sólo representan 3% de lo que se manda por ductos y no existe la cantidad de pipas para transportar el resto.

Creemos que es un error calculado porque en Puebla, donde existe el mayor número de tomas clandestinas, no se tocaron los ductos. Ustedes me dirán, mis queridos lectores, ¿y por qué no? Por la sencilla y poderosa razón de que el 2 de junio habrá elecciones y no quieren que la población no vote por su candidato de Morena. ¿Qué tal? ¿Verdad que sí hay gasolina? Díganme usted dónde está un jefe de los huachicoleros. Tampoco han tocado al líder sindical Carlos Romero Deschamps, quien por lo pronto ya pidió un amparo. Esto es nuestro México y en su frase célebre de un debate, el ahora Presidente mencionó a nivel nacional: “Váyanse acostumbrando”. Bueno, todavía no tenemos dos meses y parece que han pasado cinco.

Siempre comentamos que el negocio de las cinco refinerías que tiene México era muy poco y sólo producían 40% de lo que se consumía, aunque se tiene la capacidad para producir el 100 por ciento. Lo que sucede es que el sindicato no deja de ser improductivo y es por eso que tenemos que importar la gasolina. Aquí sale a colación la construcción de una nueva refinería, la cual no es necesaria, pues con las refinerías que tenemos podemos sacar al 100% la demanda nacional del combustible. Estamos desaprovechando la capacidad instalada y aparte estamos tratando de construir otra y derrochando recursos que se pueden utilizar en la construcción de un tren México-Laredo o Ciudad Juárez; esos son los proyectos que valen la pena y cambian a México, los proyectos de infraestructura se quedan y ayudan al país a crecer. ¿Y ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65