×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
21 Julio 2019 03:10:00
Gente de segunda
SEGÚN LA LEY TODOS SOMOS iguales ante ella, la religión también predica esa igualdad, pero eso está lejos de ser cierto, siempre ha habido gente de primera y de segunda clase.

POR LO GENERAL EL DINERO es el que marca la diferencia, ese que permite comprar una mansión en Zihuatanejo, un automóvil de lujo y hasta un avión particular, entre otros privilegios, mientras que el resto vivimos en casa modesta y a veces sin automóvil; no es igual ser atendido en un hospital en el extranjero que en el Seguro, como tampoco lo es estudiar en el extranjero a tener que dejar el estudio por la necesidad de trabajar.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda empezando por las facciones físicas; no es lo mismo ser güero que indígena para ser visto con desconfianza y menosprecio. La palabra indio todavía se utiliza como insulto.

EN CAMBIO LA GENTE RUBIA, con aspecto de galán de cine, rara vez es molestada y discriminada porque suele ser tratada como gente de primera.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda cuando se tiene alguna discapacidad, cuando se tienen preferencias sexuales diferentes o cuando se padece sida; esas personas continuamente son ofendidas y blanco de burlas porque son tratadas como gente de segunda.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda en las escuelas donde es muy notorio cuando un alumno, por irregular que sea, es hijo de algún influyente, puede faltar y jamás reprobar, puede darse el lujo de ofender y agredir a quien sea y no pasa nada.

EN CAMBIO EL RESTO DE los alumnos es tratado sin privilegios y deben aprender que son gente de segunda.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda cuando alguien tiene un título universitario –aunque sea malhabido- porque sus probabilidades de ser tratado como gente de primera serán mayores que quienes no tienen título, aunque sepan más, con mayor inteligencia y experiencia, porque suelen ser tratados como gente de segunda.

DESDE LUEGO QUE EN LAS empresas, clubes y asociaciones también hay empleados y socios de primera y de segunda.

EMPLEADOS DE PRIMERA CUANDO SE es amigo del dueño o recomendado, sin importar que la capacidad deje mucho que desear, mientras quienes tienen capacidad y no son recomendados, son tratados como gente de segunda.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda hasta cuando al estar formado haciendo fila para hacer algún trámite, soportando la lentitud y la displicencia de quien despacha, y alguien llega sin formarse y es atendido por ser conocido o por ser cliente preferente. Hay gente de primera y de segunda cuando quien comete una falta de tránsito y resulta ser influyente -allegados a un funcionario sindical o trabajan en algún medio de comunicación- no son sancionados. En cambio a cualquier hijo de vecino, al pasarse la luz ámbar, es obligado a pagar una multa o arreglarse con la autoridad, como cualquier gente de segunda.

HAY GENTE DE PRIMERA Y de segunda en todo lugar, en la política, en los sindicatos, en las dependencias oficiales, en las instituciones, en el mundo de la farándula, en el deporte, en la impartición de justicia, entre quienes pagamos impuestos y los poderosos a quienes se los condonan, entre quienes pueden comprar un espacio VIP y quienes van a gayola.

SOMOS UN PAÍS CLASISTA DONDE como te ven te tratan y cuanto más tienes más vales y una vez que obtienes privilegios cierras la puerta para evitar compartir la dicha de ser gente de primera, olvidando de dónde vienes.

ES UN HECHO QUE EN todas las sociedades siempre han existido diferencias entre sus miembros, que hay personas más listas, hábiles y emprendedoras que otras, pero lo que no se vale es sostener esa desigualdad a través de las injusticias y el abuso que permiten marcar la diferencia entre gente de primera y de segunda, porque mientras el bienestar común esté sometido por los intereses particulares y privilegios de unos cuantos, seguirá habiendo gente de primera y de segunda y hasta de tercera.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5