×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
22 Mayo 2019 03:01:00
Golondrinos
Ustedes se preguntarán: el tema es ¿Golondrinos? Todo mundo dice: ¿serán golondrinas, no? porque también dentro de la especie hay golondrinos, pero se hizo más famosa la palabra golondrina. Pero últimamente -y ojalá que no nos equivoquemos porque queremos que le vaya bien al país- se van a hacer muy famosos los recursos golondrinos, de los que en México tenemos 126 mil 455 millones 200 mil dólares de reserva, pero en inversión extranjera; en bonos también tenemos aproximadamente 117 mil 103 millones 400 mil dólares. ¿Y esto qué tiene que ver con los golondrinos? Bueno, pues se refiere a la frase de los abuelos “la golondrina abandona el nido para ver mejores condiciones”. Esto es lo que está pasando en México porque los “capitales golondrinos”, que siempre andan a la caza de las mejores tasas, se vinieron a refugiar a México.

Y todo mundo preguntará: ¿por qué a México? si tenemos un Presidente de ocurrencias; no tenemos un México sexenalmente definido en ninguna área -ni en turismo, ni agricultura, ni tecnología, ni comercio, ni aeroportuaria-. No existe un plan de desarrollo para este sexenio, es el día a día el que nos lleva rumbo a lo que quiere hacer nuestro señor Presidente y a eso no se le llama planeación ni plan, y a raíz de esto el Banco de México tiene que subir su tasa de interés, porque está pagando 8.25% de tasa a todos los capitales golondrinos que vienen, y estamos hablando de japoneses, estadunidenses, alemanes, póngale usted el nombre del país que guste, son capitales que no tienen patria y andan buscando el rendimiento más alto que puedan recibir.

Es por eso que se refugian en México, en Japón, Estados Unidos, Alemania, por mencionar algunos países, están pagando tasas muy bajas y nadie está peleado con su dinero y menos ellos en recibir esa tasa, es por eso que la inversión extranjera en bonos la traemos en 117 mil millones de dólares y como consecuencia bajó la relación peso/dólar supuestamente por esta confianza, y de los 19.50 pesos que traíamos está en 18.50.

lo que no han entendido el señor Presidente y el secretario de Hacienda, es que son capitales golondrinos, hoy están y mañana quién sabe. Esa incertidumbre de no saber si les seguimos dando esa tasa los hará irse a otros mercados emergentes, y qué sucede al momento de salir: el tipo de cambio se dispara y en vez de los 18.50 se va a ir a 20 pesos.

Bueno, y todos me preguntarán: ¿y a mí qué? Si no gano en dólares, no tengo ahorrado, ni capital para comprar algo. ¿A mí en qué me afecta? Pues afecta en tres cosas bastante específicas, mis queridos lectores.

1.- En nuestra economía todo lo que compramos está polarizado: televisores, automóviles, comida, el oro, la plata, la ropa, el calzado, ¡todo! Y todo eso va a salir más caro.

2.- Si ahorita la tasa de interés se está pagando en 8.25% a los capitales golondrinos, un préstamo a cualquier cristiano sale en 15 a 18% y a todos nosotros un crédito para una casa o automóvil nos va a salir más caro.

3.- La economía se para y más precisamente el mercado interno, ya que la gente deja de comprar, deja de invertir y esto detiene el mercado interno. ¿Y ustedes qué piensan?


Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5