×
Columnista Invitado
Columnista Invitado
ver +

" Comentar Imprimir
25 Agosto 2019 03:56:00
¿Gubernatura de cuatro años?
Por: Gerardo Blanco

La semana pasada trascendió que el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el Congreso del Estado de Coahuila presentaría una iniciativa de reforma para modificar el periodo de la próxima gubernatura de seis a cuatro años.

De acuerdo con lo motivos expuestos, como toda reforma electoral, se presume que empatar la elección de gobernador con las elecciones intermedias de diputados federales traía un ahorro presupuestal. Esto sería, presumiblemente, para el titular de la gubernatura que quede electo en la elección de 2023, para que finalmente dicha elección se empate en el 2027.

Esta reforma se pone sobre la mesa en el marco de otras más que se han discutido recientemente en el Congreso de Coahuila. Por ejemplo, el mes pasado se hicieron diversas reformas al Código Electoral, entre las cuales se aprobó reducir la duración del proceso electoral al fijar como fecha de inicio del mismo el 1 de enero de 2020, cuando estaba programada para el próximo 1 de noviembre de 2019. Si bien esta determinación puede traer ahorros mínimos, la realidad es que el Intituto Electoral de Coahuila empezará con su trabajo operativo y de organización desde finales de este año. Además, se aprobó aumentar el periodo de campañas de diputados locales de 30 a 40 días, decisión que va en contravención de generar los presuntos ahorros.

Un tema que se armonizó en la referida reforma, fue un criterio que había sido adoptado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el sentido de que aquellos candidatos que pretendan reelegirse no deberán separarse del cargo que ostentan. El argumento del máximo tribunal del país se basó en que, el espíritu de la reelección consiste en que los funcionarios o servidores públicos sean evaluados por los electores en el ejercicio del cargo. Sin embargo, esta determinación ha dejado diversos cuestionamientos: ¿cómo definir claramente la delgada línea entre una actividad correspondiente al ejercicio del cargo con una de campaña? ¿Cómo lograr que la candidatura que busca reelegirse no se beneficie de los recursos finacieros, materiales y humanos del cargo que ostenta? ¿Cómo evitar que la candidatura que busca reelegirse no se beneficie de la sobreexposición mediática que trae consigo el ejercicio del cargo? Todas esos cuestionamientos, entre muchos otros, presagian condiciones que favorecen a los candidatos que pretenden reelegirse frente aquellos que buscan el cargo por primera vez.

De acuerdo con la Constitución general, las reformas electorales solo se pueden realizarse antes de 90 días a que dé inicio el proceso electoral respectivo. En términos prácticos, para el caso de Coahuila, hasta finales de septiembre tienen los partidos para derogar, modificar o adicionar nuevas relgas en el proceso electoral que está por disputarse el próximo año.

Ahora, ¿es viable tener un gubernatura de cuatro años en Coahuila? Por supuesto que es viable porque no contraviene lo dispuesto en el Artículo 116 de la Constitución federal. Además, existen precedentes en los estados de Puebla y Veracruz, entre otros, cuyo periodos fueron menores a seis años con la finalidad de empatar esa elección con alguno de los comicios federales.

La pregunta no debería de ser si dicha reforma es constitucional o no, sino si esta tiene un fin político en vez de presupuestal. Hay que recordar que a los partidos políticos nacionales, en una elección local, les beneficia (o perjudica, dependiendo de su momento electoral) la inercia –política, mediática, económica– de una elección federal. Por el contrario, los partidos que saldrían a todas luces perjudicados son los de corte estatal.

En este caso en particular, hay que ver a cuáles partidos les conviene y a cuáles no una reforma de esta naturaleza. Es difícil predecir la respuesta a esta pregunta contemplando el nuevo escenario político que se configuró desde la elección de 2018; lo que sí suena aventurado es que le sea conveniente al PRI, partido dominante en el Congreso y en la entidad. Ya veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5