×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
07 Febrero 2019 04:00:00
Hablaban ellos como si no hubieran demolido casi a la Constitución
Hace muchos años que en los territorios del Congreso de la Unión no se celebraba con tanto fervor una efeméride con motivo de la promulgación de la Constitución de 1917. Ocurrió ayer, en la Cámara de Diputados.  

Dijo Abelina López Rodríguez, diputada federal de Morena: “Desde aquí te digo mi querido pueblo, desde aquí te digo y desde aquí te convoco: Vamos a regresarte tus derechos, vamos a la abrogación del Tercero constitucional. Vamos a tipificar el delito de hechos de corrupción, tipificar el delito de robo de gasolina. No hay cuarta transformación si no hay el regreso a los derechos de las y los ciudadanos”.

Grupos parlamentarios como el del PVEM, se posicionaban dando por sentado que las reformas que acompañaron con sus votos, como la energética, fueron buenas para el país. El pvemista Óscar Bautista Villegas decía: “Las transformaciones que ha registrado nuestra Ley Fundamental se ha realizado porque así lo exigía una realidad nacional muy distinta a la de 1917, sin embargo, se trata de cambios que le han renovado y fortalecido, convirtiéndola en una Constitución moderna y transformadora”.

Frida Alejandra Esparza Márquez, del PRD,  también hablaba con la desmemoria a flor de piel. Como si este partido no hubiera tenido nada que ver con las reformas constitucionales en el sexenio pasado, que tanto golpearon el espíritu original de la Constitución más social del siglo XX: “La Constitución de 1917 recoge la tradición del pensamiento liberal del siglo XIX. Fue la primera, la primera que incluyó principios propios de una agenda social específicamente en materia agraria y laboral. Fue un resultado histórico, pues en ella se sintetizaron tanto los intereses como los anhelos del pueblo”.

Otro partido que también dio de martillazos a la Constitución de 1917 en el pasado reciente, Movimiento Ciudadanos, dijo ahora, en cambio, en voz de Juan Martín Espinoza Cárdenas:  “Fue la primera Constitución en el mundo en integrar los derechos sociales como el artículo 27 que se refiere a la protección de los ejidos y comunidades del campo, asimismo para el desarrollo de la pequeña propiedad rural para fomentar la agricultura, ganadería y demás actividades económicas en el medio rural, logrando asentar las bases del derecho agrario”.

El PT, PES y Morena conformaron la tríada de partidos políticos que prestaron sus estructuras al movimiento social que llevó a la presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador. Dijo el PT en voz de Alfredo Porras Domínguez: “En los años que corren de 1982 a 2018 el neoliberalismo estuvo gobernando el país, generando más de 50 millones de pobres, y escuchen ustedes, el 1 por ciento de las familias mexicanas tienen y cuentan con el 52 por ciento de la riqueza del país.

“El neoliberalismo hizo lo suyo y actuó sin consultar a la Constitución mexicana. Luego entonces, si vinculamos el artículo 39, que establece que el poder soberano reside y dimana del pueblo, y el artículo 136, donde el pueblo, y dice también que, si hay alguna rebelión, el artículo 136 comenta que una vez que se recupere la paz y la estabilidad, la Constitución volverá a dar vigencia y derecho. Por lo tanto, es momento de recuperar lo que a los mexicanos les corresponde: carreteras, puertos, telefonía, petróleos, minería. Todo lo cual el neoliberalismo le quitó indebidamente al pueblo de México”.

El PES dijo a través de Ricardo de la Peña Marshall: “Nuestra norma suprema a partir de 1982 sufrió profundas modificaciones, para aceptar la aparición del GATT, el que luego dio paso al Tratado de Libre Comercio y el que hoy nos tiene, sí con una mejor economía, pero contra la pared y con la espada de frente.

“Desde este mismo recinto esta Constitución fue violada masivamente para aumentar los impuestos, porque se creyó que era lo mejor en ese momento, de aquí salió el nuevo peso para modificar también la Constitución.

“De aquí han salido tantas cosas para ir violando masivamente ese espíritu que los constituyentes quisieron implementar en 1917.

“Desde Encuentro Social retomamos y le tomamos la palabra al presidente Obrador, hay que refundar a este país y hay que refundarlo con una nueva Constitución que se erija en la representante de lo que necesitamos los mexicanos para seguir creciendo hoy”.

Entonces, el PRI, quien en voz de Claudia Pastor volvió a mostrar a la República que está intacto su espíritu de cinismo: “La Constitución Política promulgada hace 102 años es y seguirá siendo nuestra hoja de ruta, como homenaje a quienes trazaron un país democrático, justo e igualitario.

“Nuestro compromiso es hacer cumplir lo imaginado por aquellos constituyentes en una realidad cotidiana para nosotros y para las generaciones del futuro.

“En el pasado proceso electoral los ciudadanos llamaron a un cambio, sin embargo, eso no equivale a tirar por la borda nuestra historia, nuestras luchas sociales y, sobre todo, las instituciones que con tanto esfuerzo hemos construido las y los mexicanos”.

Y cerró el PAN a través de Marcos Aguilar Vega, quien decía: “Podemos confiar en la vigencia de nuestra Carta Magna. Podemos hablar de una Constitución que no ha perdido su esencia, la de ser una Constitución social, principios establecidos en ella como el federalismo, las garantías individuales, la división de Poderes, sin dejar de lado las bases de nuestras instituciones, son testimonio de nuestra historia y la base de nuestro futuro”.

Chorreaba hipocresía el panista, tanta como el priísta. Hablaban de una Constitución social que, de 1982 a 2018, estuvieron demoliendo a punta de martillazos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5