×
Mística Pérez
Mística Pérez
ver +

" Comentar Imprimir
01 Julio 2019 04:00:00
Hacen caso omiso
Ayer EN LA CENTRAL AÉREA SE PUDO APRECIAR un grupo considerable de personas que emprenderían su viaje a la Ciudad de México por distintos motivos, cabe destacar que a pesar de que se dan especificaciones y se solicita a los viajeros estar más de una hora antes, muchos de ellos hacen caso omiso, pero la mayoría de las personas logran llegar justo cuando el avión aterrizó en la pista de la central aérea.

CABE DESTACAR QUE MUCHOS DE LOS CLIENTES FRECUENTES, así como los taxistas y trabajadores cuentan con el radar que les da indicaciones de dónde viene el vuelo y así saben si aún tienen tiempo para llegar al aeropuerto, esta actividad también la realiza el personal que viaja muy seguido para tomar su tiempo y no tener que esperar más de una hora en la sala de abordaje o la sala de espera.

NUEVAMENTE EL VUELO DE AEROMAR LLEGÓ CON MUCHA puntualidad a la central aérea, lo que fue de beneficio para quienes llegaron a Piedras Negras por razones laborales, ya que pueden aprovechar lo que resta del día para realizar las actividades que mejor les parezca o visitar alguno de los conocidos restaurantes de la ciudad, aunque el clima en Piedras Negras no siempre es el más agradable, muchas personas toman los domingos para comer en familia en los distintos locales que se encuentran en zonas reconocidas de esta frontera.

COMO ERA DE ESPERAR, MUCHAS DE LAS PERSONAS QUE LLEGARON a Piedras Negras lo hicieron por razones laborales, mientras que también había residentes de municipios aledaños que viajaron por trabajo a la Ciudad de México.

TRABAJO
Pablo Mojica tomó un vuelo desde la Ciudad de México hasta Piedras Negras por razones laborales en esta pequeña frontera.

CAPACITACIÓN
Javier Félix Ríos reside en Ciudad Acuña y dijo haber hecho si viaje para poder tomar una capacitación de su trabajo y brindar un mejor servicio en la empresa que labora.

CURSO
Gregorio González llegó hasta Piedras Negras desde la Ciudad de México para poder impartir un curso de capacitación en la cartonera.

VACACIONES
Rubén Lara y su esposa Marcela regresaron desde la Ciudad de México en compañía de sus dos hijos, Bruno y Érick, después de visitar a sus primos y familiares que tienen su domicilio en este estado, donde se lleva una vida más ajetreada.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5