×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
14 Mayo 2010 03:39:17
Han trabajado muy bien
La polémica arbitral no podía faltar en esta liguilla y se acentuó en el Morelia-Santos.

Era demasiado bello para ser verdad. Cuando inició la gran fiesta del balompié mexicano en este Bicentenario 2010, recordamos que hace muchos ayeres que los silbantes no se prodigaban regalándonos una buena Liguilla. Tal y como si nos hubieran escuchado, la mayoría de los nazarenos realizaron trabajos razonablemente buenos en los cuartos de final.

Pero, poco nos duró en gusto; ya que, el desempeño de los jueces en los partidos de ida, en las semifinales, dejó mucho que desear.

Primeramente tocó el turno a Mauricio Morales, en el estadio Miguel Hidalgo, conocido también como El Huracán de La Bella Airosa, en donde condujo con pulcritud el encuentro en que los Tuzos del Pachuca igualaron a dos tantos con los choriceros del Toluca, haciendo un desgaste físico impresionante; sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas y al minuto 51 cometió su pecado mortal y le tembló la mano para expulsar al defensor local Javier Muñoz Mustafá, cuando falta de por medio le quitó una clara y manifiesta oportunidad de gol a Héctor Mancilla, muy similar a la acción ocurrida en la ida de cuartos en el Estadio Azteca, entre el América y el Toluca, cuando el zaguero escarlata, Diego Novaretti frenó a Ángel Reyna cuando estaba por enfilarse hacia la meta defendida por Alfredo Talavera.

Imagínense qué hubiera ocurrido con una Pachuca diezmado los últimos cuarenta minutos del partido; en fin, lo que está claro es que una vez más los hombres de negro benefician en un encuentro trascendente al autollamado “equipo de México”.

Y para no quedarse atrás, Francisco Chacón realizó en el estadio Morelos, de Morelia, en el duelo Monarcas vs. Santos, el peor trabajo en lo que va de la llamada “fiesta grande”.

Desde el principio del partido, “no le midió el agua a los camotes”. El encuentro empezó muy ríspido y él no tuvo los recursos para frenarlo; tanto así que al minuto 35, le perdonó la tarjeta roja a Mauricio Romero, cuando en las narices del árbitro, le pegó una patada en el rostro al Cepillo, Oribe Peralta, cuando ambos se encontraban trenzados en el césped tras una dura acción.

Para acabarla de amolar, se fumó dos penaltis muy cuestionables. El primero en favor del Santos, polémico; pero que, en una de esas sí pudo haber existido, tras una carga por la espalda de Jaime Durán sobre Carlos Darwin Quintero.

Pero en el segundo, dando la impresión de querer compensar, inventó una inexistente falta sobre Luis Gabriel Rey, para que en un tiro desde los once metros, los locales lograran el tanto de la igualada.

Lástima, ahora como siempre, tendrán que entra al quite los mundialistas: Armando Archundia y Marco Antonio Rodríguez; aunque ya sabemos que cuando esto termine, la H. Comisión de Árbitros saldrá a la palestra a decir que están muy contentos con el desempeño de sus subordinados y que... han trabajado muy bien.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5