×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
27 Agosto 2008 04:00:00
Ilegible, pero entretenida
Otro intento de esos frustrados de hacer cintas endémicas de “N” lugar de este México es "Cumbia Callera". A quien no le interese que se filmó en Monterrey, que es acerca de música colombiana, ni la vea ni lea estos renglones.

René U. Villarreal se tomó la molestia de escribir, editar y dirigir este filme, sin la sugerencia de los grandes directores de que una sola persona no puede aventarse un pastel de esta dimensión él solo.

Viniendo de otro director, con otra propuesta y con otro guión, la idea fílmica me hubiera encantado: prepárese para ver una película con diálogos casi nulos, con mucha música, y en donde la imagen predomina al 100 por ciento.

Pero con actores inexpresivos (Oliver Cantú sólo tiene dos expresiones faciales), música aburrida y repetitiva (el director parece no entender la relación sonido-silencio), y una trama bastante predecible (triángulo amoroso irresuelto sin violencia), la película no lleva a ningún lado.

Ahh, olvidaba mencionarlo: hay muchas escenas de sexo, subidas de tono. Pero ese no es el problema, porque hay escenas de esas que son un gusto verlas, por su resolución. Pero aquí no es el caso. Son escenas de sexo como de novatos: candentes, pero aburridas. No recuerdo haber visto expresiones de gozo en los
protagonistas.

Como el realizador dirigió, escribió y editó, no tuvo tiempo de conducir a sus actores por donde debía. Y si a eso le suma que casi no hablan, el problema de la cinta es absoluto. El guión no habla por sí mismo, y los actores no enfatizan ni muestran nada por igual.

Además del triángulo amoroso, el filme muestra tímidamente una estampa del Monterrey profundo, aquello que no nos mostró el Fórum de las Culturas. Además, se queda a medias con ahondar en la cultura y submundo de lo colombiano en no digamos Monterrey, sino México. De Valledupar, en Colombia, a Nuevo León, México, hay un mundo de diferencia, y eso no se refleja.

Se anuncia con bombo y platillo que fueron ganadores del Festival de Cine de Moscú, en su edición 2008. ¿Contra qué o quién compitieron? Desconozco, y no hallé referencias al respecto.

Como aventura dominguera, el filme le podría parecer interesante por lo antes mencionado: pocos diálogos, mucha música. Pero también por eso, falta de guión, y exceso sonoro, el filme chuequea. Vaya bajo su propio riesgo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5