×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, Presidente del Comité Municipal del PRI, Presidente Municipal de Piedras Negras Administración 2018. Actualmente Subsecretaria de Coordinación Interinstitucional en Materia de Seguridad.

" Comentar Imprimir
28 Septiembre 2019 04:00:00
¿Infidelidad o deslealtad?
El pasado fin de semana tuve la oportunidad de reunirme con un grupo de compañeras y compañeros de trabajo. Hablamos de todo, pero entre la plática surgió una polémica muy interesante, una de las compañeras mencionó que nunca le perdonaría a su marido una deslealtad, su comentario llamó de inmediato mi atención y pregunté ¿deslealtad? sí, me contestó ¿cómo? ¿por qué una deslealtad? insití, y ella me dijo, ya sabes… que ande con otra. Quise guardar silencio pero no me resistí, querrás decir infidelidad ¿no?, a lo que ella respondió: Es lo mismo, que más da.

Pues no, estoy de acuerdo que una de las principales causas de separación de las parejas es la infidelidad, pero no es lo mismo ser infiel que ser desleal. La infidelidad supone un problema en las relaciones de tipo romántico, a corto o largo plazo, pero que se establece entre dos personas con un vínculo afectivo. La infidelidad se entiende como la ruptura de la promesa de exclusividad, de permanecer confiables el uno al otro en un vínculo de matrimonio, noviazgo o unión libre. De alguna manera, es el abuso o mal uso de la confianza que se deposita una pareja por una traición sexual o sentimental.

Pero ojo, se puede ser infiel sin ser desleal a la pareja. La lealtad tiene que ver con el apoyo incondicional, con la idea de proteger y salvaguardar la integridad de su persona por encima de todo, esta se demuestra en los peores momentos, cuando tu pareja necesita tu ayuda y tú estás ahí, cuando la defiendes ante las críticas de tu familia, de las amistades, o cuando le demuestras tu apoyo ayudándole a cumplir todos sus sueños.

Puedes estar al pié del cañón con tu pareja ante una situación que enfrenta y tener un desliz, ahí eres infiel, pero no desleal. Igual puedes pasar de lado ante críticas, situaciones o personas que le hacen daño y no tener un desliz, ahí serías desleal, pero no infiel.

La lealtad que se espera de una pareja es algo incondicional, la fidelidad se trata de evitar relaciones de tipo sexual o afectivo con otras personas. Por ejemplo, a una amiga o amigo le puedes ser desleal porque le criticas o dejas que le critiquen, o tal vez porque te haces al lado de sus contrarios en una situación “justificando” conveniencia, pero eso no quiere decir que le seas infiel.

Esta diferencia entre fidelidad y lealtad no debe significar un cheque en blanco para elegir cual prefieres, una relación debe ser entendida de la misma forma por ambas partes, y si se rige por la exclusividad sexual, la infidelidad no puede estar permitida de ninguna manera, aunque alegues lealtad.

Pero, ¿qué es peor, la infidelidad o la deslealtad? La respuesta depende de cada quien, las dos son dañinas en una relación de pareja, aunque una tenga que ver con principios y valores y la otra, con la imperfección humana. Yo paso, no prefiero ninguna de las dos. Y tú…¿Qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65