0
×
1
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Julio 2019 04:00:00
Infierno y mundo mío
Debo haber visto unas cinco películas de El Santo antes de ver Infierno en la Torre”, experiencia que me dejó la imagen inmarcesible de sus personajes principales y sus apuros por sobrevivir a un voraz incendio desaforado en el piso 35 de un edificio. Qué importaban los inquilinos de los 34 restantes: nuestro mundo tenía marco y aforo entre las paredes de ese mezanine.

La superficialidad imperante en algunos personajes protagónicos me pasó inadvertida en su momento -yo tenía 6 años- para mí solo existía un mundo ideal de orden y fantasía, como los imaginados en la noche antes de dormir en donde yo era la estrella.

El buen cine tiene ese poder: arrastrarnos a creer como único existente un universo que excluye atrocidades morales, como dejar de preguntarse por los ancianos, los bebés y los perritos que podían estar atrapados en otros niveles afectados; qué tal una mujer a punto del parto atrapada en el elevador. No cuentan porque no salen en la película.

Las películas de El Santo eran obras maestras en ese sentido. Los niños alcanzábamos el Nirvana cuando su computadora gigantesca anunciaba peligro y enseguida el hombre -que para el IMSS hoy en día sería obeso mórbido- se enfrascaba en una lucha a muerta contra momias, brujas, vampiros o meros mortales.

El protagonista era el centro de un mundo posible, quien lanzaba por el viento a fulanos y fulanas malintencionados para, al final, encuadrar en lo existente solo el éxito rotundo del luchador; nadie se ponía a cavilar si algún vampiro se rompió la espalda o una momia perdió la virginidad.

Solo en dos ocasiones conocidas para mí se abordó el tema: Los Increíbles II y Capitán América. Civil War. En ambos casos, los héroes son cuestionados por las batallas pírricas logradas: mucho más desastre y muerte que éxito y salvación. Evidentemente el tema no tuvo mucho impacto si consideramos que ahora también se lucha en el espacio y bástenos con llegar al final de la película y ver vivo al personaje.

¿Quién se pone a pensar en media población neoyorquina devastada? Qué más da si para la próxima población estará de nuevo en pie.
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95