×
Eduardo Santos
Eduardo Santos
ver +
Nació el 1 de febrero de 1978 en Saltillo, Coahuila. Eduardosan (Eduardo Santos) es egresado de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC. Es periodista, actor y productor independiente de video. Fue editor de las revistas “Collage Saltillo” y “RecesSo”. Trabajó como editor y reportero en diferentes periódicos de la localidad dentro de las secciones, locales, cultura y espectáculos. Actualmente labora en Zócalo Saltillo. Es productor independiente de videohomes, entre los que destacan: “Ni Pa’l Taxi”, “Circuito Cerrado” y “Mirka Morcón contra su Televisión”. Fue guionista del videohome producido por la Escuela de Ciencias de la Comunicación titulado “Todo por un Juego” y productor de la fotonovela “Mirka Morcón contra su Televisión”. Como actor ha participado en los videohomes “Cuento de Navidad”, “La Fallida Fuga de las Tres”, “Una Pequeña Casa con Grandes Sorpresas”, “El Escusado del Tiempo”, “Ni Pa’l Taxi”, “Circuito Cerrado”, “Mirka Morcón contra su Televisión” y “Bandivas”. En el ámbito teatral ha participado en las puestas: “Como Otelos y Gatos”, “Simplemente Bella Ple”, “Elvira Angélica la Sinventura” y “Al Rescate”. Es autor de la trilogía para teatro titulada “Historias de Ciudad Brinquillo”, compuesta por las obras “Simplemente Bella Ple”, “Mirka Morcón contra su Televisión y “La Venganza de una Alvírez”.

" Comentar Imprimir
09 Julio 2012 03:00:55
‘Inmoralidad cinéfila’
Fui al cine con la intención de reírme un buen rato y mis expectativas fueron superadas, tanto que ya estoy esperando a que se proyecte “La Era del Hielo 5”.

Las frases y ocurrencias de Sid, la historia romántica de Diego y el mensaje sentimental que trae Manny consigo me crearon unas ganas de incluso comprar la colección completa de esta exitosa saga, que en cada nueva entrega me vuelve a sorprender.

Scrat, la ardilla prehistórica que viene persiguiendo su bellota desde hace 10 años, es la causante de la división de los continentes y de un caos mundial.

Para ser sincero fui completamente gratis al cine, gracias a dos boletos que me llegaron de cortesía, en taquilla me dijeron que podía pasar con la niña “porque está muy chiquita”, entonces mi sonrisa se iluminó.

Nos quedaron libres como 20 minutos antes de iniciar la función y con lo caro que venden todo en el “snack”, pues nos dimos la vuelta por un centro comercial, nos abastecimos de papitas y refrescos, y con nuestros dos boletos pasamos a la sala cinco.

“¡No veo!” exclamó mi hija cuando apagaron las luces de la sala, comenzó la película y mi niña se sorprendió con Scrat, aunque se aturdió un poco con el ruido de la división continental.

Cómplices, mi esposa y yo abrimos papitas, celebrando que nadie se dio cuenta de nuestra “inmoralidad cinéfila” de meter productos a la sala; sin embargo, la señora que estaba enfrente de la butaca de mi mujer sí lo notó, cuando al momento de abrir un refresco fue bañada con el líquido sabor manzana.

Mi esposa no sólo salpicó a la señora, se mojó ella, a mi hija y a mí, terminamos algo pegajosos y por un momento nos convertimos en los protagonistas del cine.

“Nos van a reportar”, le dije a mi esposa, cuando vi a la señora que se paró de su butaca muy molesta, tomó su celular y alcancé a escuchar que dijo: “Me bañaron aquí en el cine”, pero no pasó de ahí, la mujer volvió a su asiento sin rencores de por medio.

“Gracias a Dios”, pensé, no quería que nos sacaran, la película estaba muy buena. No queríamos que nadie se diera cuenta de nuestro acto “delictivo” y resulta que la mitad de la sala vio que nuestros refrescos no eran de vaso, como los del resto, sino de botella, por todo el salpicadero que hicimos.

Las carcajadas no se hicieron esperar, Sid tiene frases muy buenas y la inclusión de su abuelita en la historia fue una gran idea. ¡Larga vida a esta saga!

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5