×
Germán Martínez Cázares
Germán Martínez Cázares
ver +

" Comentar Imprimir
19 Mayo 2009 03:38:44
Internet libre
Internet es sinónimo de una generación joven, libre, que aprecia la tecnología, abierta al mundo, es decir, exactamente lo contrario al PRI.

En el país vecino del sur, Guatemala, un video en internet, grabado por un abogado recientemente asesinado, persigue día y noche al presidente Álvaro Colom.

A propósito de ese asesinato, el analista Moisés Naím sugería, en el periódico El País del domingo pasado, el éxito del empeño del presidente Calderón en su lucha contra el narcotráfico y el papel que juega internet.

“A medida que las cosas se le pongan más difíciles a las organizaciones de narcotraficantes —dice Naím— que tienen sus bases de operación en México, los incentivos para trasladarlas a países como Guatemala, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Honduras o Nicaragua serán cada vez mayores. Pero Centroamérica no está inexorablemente destinada a convertirse en un infierno de corrupción, crimen y muerte. Hay sociedades que logran producir anticuerpos que repelen estas tendencias. Algunos de estos anticuerpos ahora vienen armados con cámara y video”.

Efectivamente, internet es un “anticuerpo” contra el silencio, el aislamiento, la falta de debate o la confrontación pacífica que toda democracia goza; por eso, algunos países francamente antidemocráticos repelen, censuran o prohíben su uso.

Internet es un foro universal. Es esa suerte de ágora en el que el debate es connatural y consustancial. Querer internet y al mismo tiempo negar el debate es una contradicción. Y los regímenes monolíticos y autoritarios o, como dirían los científicos, de la políticas “preautoritarias” no se sienten cómodos en el debate, en esa compulsa de pasado, presente y futuro.

El PRI no es un partido autoritario, cierto; tampoco “preautoritario”, pero sí es un partido “postautoritario” y todavía anida nostalgias de aquellos tiempos en los que no había que debatir. Nadie discutía y todo mundo se enteraba de la “línea presidencial” con encender el televisor y observar las noticias que fielmente eran dictadas y reproducidas.

Querer censurar internet es una pelea inútil como la que pretendió sostener don Quijote en Campo de Criptana contra los célebres molinos de viento.

Pretender el silencio de internet sólo exhibió los resortes autoritarios de los que estarían muy cómodos en un México de una sola voz, de un solo color político y de una uniformidad que aniquila la diversidad y la pluralidad como valores sociales.

Acabar con internet es regresar al país tecnológicamente. ¿No existen sociedades y comunidades, incluso en México, que ya tienen sufragio electrónico?

Políticamente el intento de censura de YouTube es un desastre. Es pretender construir murallas en un mundo irremediablemente global e interconectado. Negar la sociedad tecnológica y global es negar el día y la noche.

Todas esas tentativas de tapar YouTube con un dedo fracasarán. Fracasarán porque el ser humano es un ser social, ya lo había descubierto Aristóteles hace mucho tiempo, y porque además es libre e internet agrega a las personas y les amplía su libertad.

Ni modo, la libertad de cada persona no es un valor en un partido de sectores, de nacionalismos trasnochados que sólo cierran a México a privilegios personales o corporativos.

El PAN cree en la madurez cívica de los ciudadanos. No cree que los mexicanos necesiten una tutela de alguna autoridad para diferenciar los posicionamientos de cada partido político.

En el fondo, quienes se quejan de internet con el argumento de que hay campañas que no deben ver los ojos de los ciudadanos no confían en los ciudadanos, es decir, no creen en ellos.

Presidente nacional del PAN
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5