×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Actualmente es integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila) y los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
10 Abril 2019 03:20:00
Ir contra el sistema
Parece que la Presidencia de la República tiene serias, muy serias intenciones, de cambiar la estructura del Sistema Nacional Anticorrupción y por ende, el impacto de lo que para algunos expertos es inminente, alcanzaría a los sistemas locales que no terminan de configurarse.

Las declaraciones del coordinador de los senadores del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Monreal Ávila, sobre las designaciones de los magistrados especializados en materia anticorrupción, obligan a una profunda reflexión. Porque si bien es cierto, y a principios de esta misma semana lo declaraba el presidente del Comité de Participación Ciudadana nacional, José Octavio López Presa, es necesario y urgen las designaciones de los integrantes de sala especializada porque además, así se concibió el Sistema Anticorrupción. Pero se mediatizó la idea de que este grupo de magistrados serían designados a conveniencia del Presidente y esto le restaría credibilidad a la encomienda que llevarían quienes serían (porque además, sigue siendo propuesta) los nuevos integrantes del Tribunal de Justicia Administrativa federal.

Entre sus declaraciones, el también abogado zacatecano, hizo hincapié en algo que me parece grave y que no es la primera ocasión que se escucha en voz de los afines a la Presidencia de la República. Son los calificativos que le dejan ir al Sistema Anticorrupción, que insisto, no termina de configurarse en el país.

“El Sistema Nacional Anticorrupción no funcionó. Es una iniciativa con mucha burocracia. Hubo una gran expectativa, lo cierto es que no funcionó”, así lo declaró a un medio de circulación nacional, quien también es presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado.

Me parece que de entrada, el modelo aporta un ingrediente que no se tenía ni en las propuestas iniciales de crear una súper secretaría, por ejemplo. Es la parte toral del SNA, es la participación de los ciudadanos que presiden el Sistema desde el nacional, hasta los estados de la República donde ya se tienen avances como en Coahuila, que es referente nacional por el alcance de proyectos como el que desde hace semanas se desarrolla en un esquema de coordinación entre los integrantes del Comité Coordinador, sociedad civil y organizaciones internacionales como Usaid y el Instituto de Resultados Rápidos, cuyos integrantes, por cierto, participarán esta misma semana en una reunión de evaluación “de medio término” del Reto de 100 Días.

Pero lo ideal es que si ambas cámaras del Congreso de la Unión quieren abonarle en serio a la erradicación o control de la corrupción en el país, pueden estudiar la oportunidad de dar mayores facultades al Comité de Participación Ciudadana, o involucrar a la ciudadanía en los procesos de asignación de contratos o licitaciones e integrar al SAT o a la Comisión Nacional Bancaria para que alcancen una posición en el Comité Coordinador, por ejemplo.

Hay mucho por hacer en un Sistema que va iniciando y que apenas está consolidándose, como para echar por tierra los avances que se ven en este rubro. Hay tantos intereses ocultos, políticos, económicos y algunos que no se alcanzan a percibir, que “meter reversa” a lo que ya se tiene es riesgoso frente al grave problema de corrupción que se vive a diario en el país, y en Coahuila.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5