×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
16 Enero 2020 04:07:00
Jaladas costosas
Escuchar Nota
“San Francisco, California, gasta casi 30 dólares por descarga en baños públicos. En medio de una crisis de personas sin hogar, San Francisco está tratando de encontrar formas de evitar que las calles estén llenas de heces humanas. Ejecutaron un programa piloto en los últimos tres meses para mantener los baños públicos abiertos toda la noche. Dividiendo los costos por la cantidad de descargas, resultó en 28.50 dólares por cada descarga. La mayoría de los costos fueron para los dos miembros del personal en cada baño, puestos ahí para prevenir el uso de drogas y otras actividades delictivas. Para ver si el programa fue efectivo, la ciudad comparó la cantidad de llamadas para la limpieza de desechos humanos que recibieron en las áreas circundantes en los tres meses anteriores a la prueba, en comparación con los tres meses durante la prueba. Los mejores resultados mostraron que las llamadas cayeron de 190 antes del programa piloto, a 166 durante el ensayo, cerca de un 13% de disminución en los informes de desperdicio humano”.


San Francisco

Por cierto, esa ciudad fue la del nacimiento de mi padre, en 1917, debido a que su madre (mi abuela Amelia) se avergonzaba de estar embarazada a su avanzada edad –de 36 años– motivándola a esconder su “pecado” (mi papá, un hijo perfectamente “legítimo”, el sexto de la serie) en ese otro puerto (en ese entonces de vigilancia migratoria y aduanera mucho menos feroz, era más fácil para un mahatleco ir por mar a San Francisco que por tierra a cualquier ciudad de México). Ella, como toda su familia, vivía en Mazatlán, tras sobrevivir a la peste bubónica, pero la abochornaba el hecho de que su hija mayor (mi tía Amelia) estuviera a punto de casarse mientras ella (mi abuela) andaba todavía en “esas andanzas” (lo cual algo sugiere del fervor horizontal de mi abuelo).


Venta de armas

Este solo dato debería de ponernos los pelos de punta a los no gringos y en especial a los mexicanos, sobre la preparación bélica de la población gabacha para el combate callejero y casa por casa. “Un hecho interesante es que el viernes negro (Black Friday) de este año, los estadunidenses compraron 202 mil 500 armas de fuego (de acuerdo con la cantidad de verificaciones de antecedentes del FBI que se requieren para la venta de armas). Esa cantidad es suficiente para armar a todo el Ejército británico (o mexicano) de 190 mil soldados, incluidas las reservas, con un sobrante de 12 mil armas de fuego. Este Black Friday está solo mil armas por debajo del récord histórico de armas compradas en un día, que fue el Black Friday en 2017”. ¿Te das cuenta? ¡Esa cantidad salvaje de armas fueron vendidas en un solo día! Y el estado de Oregon aprobó una ley hace dos años, que busca confiscar legalmente ciertas armas de su población, bajo ciertas circunstancias. Esto ya ha provocado que 90 de los 95 municipios del estado se hayan declarado como “Santuarios de Armas”, poniendo a los ciudadanos más calientitos a favor o en contra. Parece que la guerra civil avanza.


Yo también

Me dice el paisano Rodrigo que él también se merece no ser llamado con sustantivos “femeninos” como jurista o dentista o turista: “Como miembro del sexo masculino, y en nombre de la igualdad de género, pido-solicito-exijo-demando-conmino-exhorto-necesito, que se incorporen al diccionario las siguientes palabras: contrabandistoooo, carteristoooo, cuentistoooo, masajistoooo, ecologistoooo, economistoooo, egoístoooo, evangelistoooo, exorcistoooo, flautistoooo, fatalistoooo, floristoooo, guitarristoooo, humanistoooo, juristoooo, materialistoooo, minoristoooo, mayoristoooo, oficinistoooo, accionistoooo, dentistoooo, analistoooo, novelistoooo, artistoooo, archivistoooo, argumentistoooo, bromistoooo, cancionistoooo, comunistoooo, capitalistoooo, chantajistoooo, humoristoooo, instrumentistoooo, juristoooo, maquinistoooo, moralistoooo, naturalistoooo, oculistoooo, pacifistoooo, prestamistoooo, publicistoooo, realistoooo, seminaristoooo, golfistoooo, automovilistoooo, trompetistoooo, trapecistoooo, turistoooo, violinistoooo, periodistoooo, etcétera”.
Imprimir
COMENTARIOS