0 1 2 3
×
4
Samuel Rodríguez Martínez
Samuel Rodríguez Martínez
ver +
Samuel Rodríguez Martínez es presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado. Tiene una maestría en Comunicación Política y Electoral en la Universidad de Barcelona

" Comentar Imprimir
18 Marzo 2018 04:09:00
Juárez y la Reforma
Escuchar Nota
El 21 de marzo se ha constituido como una de las fechas más importantes entre las celebraciones patrias de nuestro país, celebramos el natalicio del liberal don Benito Juárez, uno de los hombres más ilustres y respetados de la Historia de la República.

Demás está hablar de las vicisitudes que hubo de pasar para convertirse en el abogado y político que fue y para llegar a escalar el alto honor de ser considerado por propios y extraños cómo el Benemérito de las Américas.

La trascendencia de Juárez en la vida política de México se fundamenta particularmente en la decisión histórica durante su mandato de respaldar, pero adecuando a las circunstancias y a su pensamiento, las leyes emanadas de la Constitución de 1857, cuidando escrupulosamente de arrebatar la vida pública y la libertad de los ciudadanos a los conservadores, que amparados en las leyes vigentes se habían apropiado de prácticamente todo espacio físico, natural y aún de la vida espiritual de las personas.

Aún en aquellos años remotos de la Historia, las fuerzas conservadoras pretendían ya allegarse del poder por un pretendido designio divino o por el simple hecho de creerse dueños de la verdad absoluta, intentando como hasta nuestra época la eliminación de todo acto democrático y de todo respeto por las minorías, que ayer y hoy merecerán por el sólo hecho de vivir en nuestro estado democrático, el respeto absoluto e irrestricto a la libertad de elegir su forma y modo de vida.

La promulgación de las Leyes de Reforma por parte del presidente Juárez, impulsadas por su espíritu liberal, permitieron convertir a México en un estado con absoluta libertad de credo y de pensamiento, impulsaron la educación para todos y eliminaron los privilegios de una casta de notables incrustados en la milicia y particularmente en una deformación absurda de la Iglesia, que en ese momento había abandonado su vocación espiritual para competir por la acumulación de bienes terrenales que en nada contribuían a concretar su noble labor de evangelización.

La nacionalización de los bienes eclesiásticos, la Ley del Registro Civil, la secularización de los cementerios, la Ley de Libertad de Cultos y la instauración del Matrimonio Civil, formaron parte de la reestructuración del orden jurídico emprendido por Benito Juárez, así los conservadores perdían sus reductos de control y sometimiento de las minorías y animados por esa ansia enfermiza de poder protagonizaron uno de los episodios más vergonzosos de nuestra historia; la pretendida instauración del Segundo Imperio arrastrando a su fallida aventura a Maximiliano de Habsburgo.

El ejemplo reformador del presidente Juárez y sus Leyes de Reforma deben perpetuarse entre nuestro pensar y nuestra actividad legislativa; respaldar con nuestras acciones la libertad y la autonomía de las personas debe ser premisa fundamental; cuidar nuestra libertad debe ser tarea diaria, la amenaza es latente, quienes anhelan el poder por el poder aún acechan la oportunidad de regresar a sus antiguos privilegios. El México moderno y vanguardista no detendrá su marcha por el pensamiento retrógrado de unos cuantos.

Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22