×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
16 Noviembre 2019 04:06:00
Juego de intereses
El presidente López Obrador ha dicho no al fracking desde que era candidato. La técnica para aumentar la extracción de gas y petróleo está prohibida en más de 15 países de Europa e incluso en algunos lugares de Estados Unidos por el daño ambiental y los riesgos para la salud. El periodista Javier Mariscal conversó sobre el tema con el investigador Alejandro Dávila (Espacio 4, 627).

“A lo largo del territorio nacional se han detectado alrededor de 700 áreas con reservas de gas shale en los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco, Sinaloa, Durango, Guerrero, Michoacán, San Luis Potosí y Veracruz.

“Pemex estima que solo para explorar las posibilidades de gas shale en el país sería necesaria una inversión superior a 30 mil millones de pesos a lo largo de tres años para 195 pozos, de los cuales ya se ha adelantado un gasto superior a 300 millones de pesos.

“La llamada Cuenca de Burgos, que comprende, una franja cercana a la frontera con EU que va de Tamaulipas hasta Coahuila, es la que mayores depósitos tendría. Eso lo que habría motivado que la segunda mesa técnicas de trabajo en materia de combustibles se realizara a principios de octubre en Coahuila.

“La Alianza Mexicana contra el Fracking, compuesta por 45 organismos locales o regionales, ha presentando estudios y evidencia científica sobre los efectos nocivos del fracking en el medioambiente y la salud humana, aunque expone que por los fuertes intereses económicos, las autoridades no suelen pronunciarse al respecto.

“En este sentido, el economista Alejandro Dávila destaca que, en el caso de Coahuila, el punto a observar con más cuidado es la alta cantidad de agua que se requeriría y la poca disponibilidad de ese recurso en las áreas donde se concentra la mayor proporción de petróleo y gas que se pretende extraer.

“‘Mientras no se tenga claridad meridiana sobre el posible daño al medio ambiente, no es conveniente adoptar esa tecnología (…) La simple razón de que el agua sea un recurso tan escaso en Coahuila debe motivarnos a ser muy cuidadosos en las decisiones estratégicas de su uso’, señaló.

“‘Localmente debe analizarse incluso con particular atención porque en Coahuila ya hay industrias que aumentan fuertemente la presión sobre la escasez de agua, principalmente la lechera y la cervecera, y sumarle a eso la demanda que implicarían cientos de pozos con procesos de fracking luce inconveniente’, dice el catedrático e investigador de la Universidad Autónoma de Coahuila.

“Dávila advierte que hay un fuerte interés económico detrás del fracking, ‘pero no es conveniente caer en desbalances’, por lo que sería bueno fomentar el interés de la sociedad por informarse, tal como sucede en otros países, porque de ese modo se evitará que la ventaja económica de corto plazo se imponga.

“‘Si la gente recurre a información fidedigna por cuenta propia, no será fácil de manipular del modo como lo es, por ejemplo, cuando se trata de elegir quién la gobierne. Tanto en lo político como en lo ecológico debe fomentarse una visión de largo plazo, no actuar con base en filiación partidista o interés personal. (…) Para decidir con calma si se da o no paso al fracking, el investigador sugiere reforzar la generación de energía renovable –la eólica y la solar– que ya cuenta con procesos de producción en Coahuila, e incluso sostener la importación del gas estadounidense que sigue a precios accesibles. ‘No conviene tomar decisiones apresuradas’”. (Versión completa en: http://www.espacio4.com)
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65