×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
21 Noviembre 2009 04:10:42
Juego de manos… ¿quién es el villano?
Acabamos de ser testigos de cómo una decisión arbitral ha cambiado, no sólo el rumbo de un partido, sino de una historia y por qué no, hasta de un país

Acabamos de ser testigos de cómo una decisión arbitral ha cambiado, no sólo el rumbo de un partido, sino de una historia y por qué no, hasta de un país.

La mano de Thierry Henry —que dio a los galos la calificación al Mundial—, hoy nos hace reflexionar acerca de hasta qué punto una sola persona debe tomar decisiones dentro del campo; hasta qué punto debemos fiarnos de la vista, la posición o la intención del colegiado. No sabemos qué hubiera sucedido al final, pero ciertamente, esa no era la forma de concluirlo.

Creo que casos como éste deberían de ser claramente evaluados por la FIFA, para dejar que se implemente el uso de la tecnología en el campo y de esta forma lograr más justicia.

El esquema de revisión de jugadas de la NFL es un claro ejemplo de que los réferis (en ese caso), están expuestos a cometer errores que cambian el rumbo de los partidos, así que la tecnología no es más que un apoyo para evitar que esto suceda con tanta frecuencia.

También en el tenis ha sido bien vista la posibilidad que el jugador tiene de revisar en los torneos más importantes, las pelotas más complicadas.

Si la FIFA permitiera la revisión de jugadas polémicas, seguramente tendríamos competencias más justas y se les criticaría menos, incluso liberaría a los árbitros de momentos que también los dejan marcados como buenos o malos silbantes.

Me gusta la reflexión del ministro de Justicia de Irlanda, Dermont Ahren: “Si se mantiene el resultado (del duelo de vuelta de la repesca) se reforzará la creencia de que si haces trampa, ganas”. Lo que recoge el mundo como conclusión de esto es que el futbol está plagado de fallas, de injusticias, de favoritismos, y no es creíble, que siendo el deporte más popular del mundo, sea también el que menos credibilidad tenga entre los aficionados.

Los niños no están ajenos a poder darse cuenta de que si haces algo y no te ven, entonces está bien, y en vez de tramposo eres hábil. El futbol tiene como fundamento el respeto, el compañerismo, la pasión. ¿Cómo sustentar estos valores cuando hay casos como éste?

No culpo a Thierry; él con sus reflejos hizo en su momento lo que pudo, claro que es un error, pero debió ser amonestado y no volverse encabezado de primera página a nivel mundial, convirtiéndose en la versión moderna de la “Mano de Dios”.

A Francia, seguro que le sabe mal calificar así, y a Irlanda le debe doler mucho quedar fuera del Mundial de esta forma. Sabemos que repetir el partido sería impensable, pero también creo que Irlanda merece mucho más que despedirse así de su sueño.

¿Quién es el culpable: el árbitro, Thierry Henry o la FIFA?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5