×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
30 Marzo 2019 04:00:00
La argumentación de PRI y PAN sobre la reforma educativa de 2012
El 19 de diciembre de 2012, luego de una discusión de seis días, la Cámara de Diputados aprobó a matacaballo aquella reforma constitucional en materia educativa que puso de pestañas al magisterio nacional. Reforma que por estos días, precisamente, estaría a punto de ser cancelada.

Con los votos del PRI, PAN, PRD y PVEM, la Cámara de Diputados reformó el Tercero constitucional y abrió, con ello, la puerta de la discordia, que hoy en día todavía no es posible cerrar. Este mismo viernes, la Sección 22 de la CNTE (profesores de Oaxaca) han anunciado que regresarán a plantarse en San Lázaro para evitar, a toda costa, que en la nueva reforma educativa vaya a quedar alguna reminiscencia de la que siempre combatieron: La de hace seis años.

Ricardo Mejía Berdeja, diputado del entonces opositor Movimiento Ciudadano (ahora, partido afín a PRI y PAN, y opositor estos días su antiguo aliado, Andrés Manuel López Obrador), dijo: “Rechazamos un pactismo claudicante, no caeremos en la ingenuidad ni en la complicidad de darle un cheque en blanco al gobierno impuesto, para que con fotos y propaganda limpie el antecedente de haber comprado la Presidencia (se refería al gobierno incipiente de Enrique Peña Nieto)”.

El 10 de diciembre Peña había presentado la iniciativa. El 18 fue dictaminada y el 19 votada por el Pleno.

Ricardo Monreal era entonces diputado de Movimiento Ciudadano. Fue de los que criticaron con rigor: “La mayoría de las reformas propuestas son acompañadas por un carácter efectista, engañoso, y esta propuesta que estamos discutiendo tiene características que se asemejan a esta descripción.

“La ausencia de los actores más importantes en esta discusión, los maestros, me refiero a los maestros que están frente al aula, todos ellos están ausentes. Y en efecto, he estimado y considero que es tan indispensable como inaplazable e indiscutible una reforma educativa integral en nuestro país.

“Es indispensable e ineludible que tenga que consultarse a los maestros, a las maestras del país, que ahora están ausentes y que no hemos escuchado su opinión.

“Por eso consideramos que se trata de una reforma excluyente, porque no están ellos presentes. Pero también consideramos que se trata de una propuesta insuficiente, porque no es una reforma de hondo calado. Y también sostenemos que es una propuesta incompleta, porque a nosotros nos hubiera gustado contuviera elementos mayores para poder darle certeza al país en el rumbo de la educación en México”.

Y apostillaba Monreal: “Nuestro país en el discurso ha dicho que es una prioridad, pero en los hechos no lo ha sido, y lo que hemos hecho con las prácticas políticas, se construyó un imperio de intereses ajenos a la educación, pero que manejan la educación.

“Sostenemos que es un acuerdo, es un acuerdo que intenta darle un coscorrón a la cúpula sindical, pero que le dice: ‘te voy a dejar transitar, te dejo con vida’. Porque ésas son las viejas consignas del viejo sistema, el sistema más arcaico que ahora estamos viendo restaurar”.

Aquella reforma, que a punto estaría de ser desjarretada, el PAN dijo en voz de Fernando Rodríguez Doval: “Con gran satisfacción subo a esta tribuna a hablar de esta reforma que sin duda es una victoria cultural del Partido Acción Nacional. Es una reforma que constituye una síntesis de los avances, y cuando quieran, compañeros, lo debatimos, que desde el Gobierno Federal se implementaron en estos últimos años, y que además incluye también demandas históricas del Partido Acción Nacional.

“No olvidemos que fue en el año 2002 cuando en un gobierno panista se creó el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación representando el primer esfuerzo serio para evaluar la calidad de nuestro sistema educativo.

“No olvidemos que la prueba Enlace se instauró durante la administración panista para evaluar el logro académico de los alumnos, de las escuelas y de las entidades federativas.

“No olvidemos tampoco que en el año 2008 se creó el Sistema Nacional de Formación Continua y Superación Profesional. Que el año pasado también el gobierno del presidente Felipe Calderón echó a andar un ambicioso programa de evaluación docente. Por eso nos da gusto que hoy estos esfuerzos se reconozcan y se les otorgue un rango constitucional”.

Y el PRI en voz de Paulina del Moral, muy orondo decía: “Las virtudes de la reforma y adiciones constitucionales son sustanciales y de profundo alcance.

“Primero. Porque privilegia el mérito y la capacidad de los docentes al obligar a que todos los ingresos y promociones sean con concurso de oposición.

“Segundo. Porque el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación será un organismo autónomo con atribuciones para evaluar el desempeño y resultados del sistema educativo nacional.

“Tercero. Porque establece el sistema de información y gestión educativa que incluye censos de maestros, de escuelas y alumnos a través del Inegi.

“Cuarto. Porque dota de autonomía de gestión a las escuelas.

“Quinto. Porque impulsa escuelas de tiempo completo con jornadas de seis y ocho horas.

“Sexto. Porque prohíbe los alimentos que perjudican la salud de los niños.

“Ésta es una propuesta de autoría múltiple, es un ejemplo de convergencia de visiones, voces, fuerzas de todos los partidos políticos y cuenta con el respaldo de organizaciones civiles, de empresarios, de instituciones educativas y universidades, incluyendo la UNAM.

“Y fundamentalmente, de los grandes protagonistas de la educación: Nuestras queridas maestras y maestros de México”.

Mentían. Nunca consultaron a los maestros. Seis años después, aquella reforma prohijada por el PAN y PRI está por irse al basurero de la historia.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5