×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
07 Enero 2011 04:40:11
“La burra no era arisca”
Al grito de “poderoso caballero es don dinero”, varios equipos del balompié mexicano se dieron el lujo de abrir la cartera para contratar jugadores foráneos que actuarán como “refuerzos” en el torneo que está por comenzar hoy.

Lejos de recurrir a la formación de futbolistas, los directivos mexicanos prefieren “la fuga de divisas” comprando en el extranjero jugadores que llegan con etiqueta de cracks, pero que a la mera hora, salvo honrosas excepciones, resultan ser unos verdaderos petardos que solamente vienen a cambiar espejitos por oro y de paso, quitarle un lugar a una joven promesa mexicana que termina por encontrar las puertas cerradas.

Pero cómo no les va a convenir el “negocito”. Figúrese usted, coludidos con los promotores, los compran a un precio, lo inflan exorbitantemente, para después “colocarlos” en escuadras que no han hecho la tarea formadora con sus canteranos y que, además, están en serios problemas de irse a la División de Ascenso.

Para esto, en lo que se aclimatan, se ponen en forma (ya que la mayoría no llega desde la pretemporada... ¿Cómo?, si había que celebrar las fiestas navideñas en su país natal). Según esto, tampoco resulta fácil adaptarse al balompié tricolor. Total, que por ahí de media campaña empiezan a “rendir”, para que en las dos o tres últimas jornadas, destaparse metiendo un par de goles, digo, para asegurar la renovación del contrato y poderse tirar de nuevo a la hamaca.

Los que hicieron su agosto fueron los colombianos que lograron colocar, de 18 flamantes contrataciones foráneas, a cinco elementos. Les siguen los ecuatorianos con cuatro. Chilenos y uruguayos empatados en dos. Y con un solo representante: Brasil, Perú, Argentina, Costa Rica y hasta Estados Unidos ¡Órale!

Efectivamente, los equipos que más gastaron son los que estarán disputando “el otro torneo”. Ya adivinó usted, me refiero a los que sienten muy cerca el fuego del averno, como Querétaro, que trajo a cuatro nuevos forasteros, y Atlas, que hizo lo propio con tres, incluyendo al cancerbero andino Miguel Pinto.

Por supuesto que los ojos estarán puestos en el que se supone el fichaje del año. Me refiero al defensa centra chileno Waldo Ponce, quien se vestirá de azul y en su calidad de mundialista será mandatorio que colabore para que por lo menos, La Máquina Celeste pueda refrendar el subcampeonato.

Disculpen la óptica pesimista que les presento al respecto, estimados lectores, lo que pasa es que, la verdad sea dicha... “la burra no era arisca”.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5