×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
12 Julio 2019 04:04:00
La carta de Urzúa
Noticia y escándalo tuvimos esta semana, y ambas recaen sobre lo sucedido el martes pasado, cuando supimos que el secretario de Hacienda y Crédito Público, el doctor Carlos Manuel Urzúa Macías, renunciaba a la titularidad de la citada dependencia. El escándalo vino, porque lo hizo anunciando su salida a través de una carta dirigida al Presidente, la que luego publicó en su cuenta de Twitter, en la cual a manera de amonestación, le explicó las razones de su salida.

Y es que la significativa carta-renuncia, lejos de explicar los motivos de la separación, más bien se convirtió en una severa crítica y advertencia de lo que sucede en el interior del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. La carta de Urzúa, desde su inicio, intenta reforzar lo dicho por otros desertores del Gabinete presidencial, y que lo es, que López Obrador es intratable, que se rehusa de manera sistemática a la autocrítica y que exige una lealtad desmedida, sin confiar en nadie.

A decir de lo narrado en la carta renuncia del secretario de Hacienda, el Presidente solo se ocupa de consolidar a su círculo más próximo, el cual es por demás reducido, ya que solo lo conforman sus amigos, Alfonso Romo, Gabriel García Hernández y Marcelo Ebrard; lo anterior por sentir que como lo que dijo Monreal, que el resto de los del Gabinete no se encuentran a su altura.

Así pues, y por si lo anterior fuera poco, el exsecretario de Hacienda, no dudó en poner en entredicho la política económica implementada por Andrés Manuel en el país, ya que en un atentado directo al futuro económico del mismo, Urzúa asegura que el Presidente ha tomado decisiones de política pública sin sustento, sin evidencia y sin importarle las consecuencias de las mismas.

Ya para finalizar su carta, Carlos Urzúa denuncia actos de influyentismo y corrupción en el actual Gobierno federal, los cuales asegura han traído como consecuencia conflictos de interés, además de afirmar que hay funcionarios impuestos y sin conocimientos. Con dicha aseveración, el renunciante, con toda intención, desmiente la advertencia que hiciera el Presidente el mes pasado, cuando firmó un memorándum en el que se aseguraba, que no se permitirían este tipo de prácticas en funcionarios públicos ni en sus familiares. “Hay vivales”, dijo el Mandatario, “enfermos por la ambición al dinero que no entienden que en mi Gobierno no se permitirá la impunidad, la corrupción, el influyentismo, el amiguismo, el nepotismo, ni ninguna de esas lacras de la política”, dijo desde aquel tiempo.

Entonces, la renuncia del secretario de Hacienda de México, cumplió con varios cometidos. Primero: darle un duro golpe al Gobierno de AMLO y segundo, el de terminar con la tranquilidad de los mercados y de los integrantes del mundo económico y empresarial, los cuales consideraban a Urzúa como el perfil más acertado de su Gabinete, y que gracias a eso, pocas veces dieron importancia a los insultos del Presidente.

Es decir que la carta de Urzúa, no es poca cosa, y sin duda la misma es prueba fehaciente de que las cosas no pintan bien en el actual régimen que gobierna a México, y no por que el personaje que se fue tuviera una extrema importancia, sino que con la misma se evidencia, que las políticas públicas del actual Gobierno pueden empezar a hacer retroceder a nuestro país.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65