×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
22 Septiembre 2019 03:10:00
La casa en llamas
PARA MUCHOS EL CALENTAMIENTO GLOBAL es un rollo más y aunque se padezcan sus efectos persiste la incredulidad, no han bastado para convencer a los escépticos las sequías, las altas temperaturas –julio pasado fue el mes caliente de la historia-, inundaciones y tormentas invernales cada vez más intensas. Ni que tampoco que en Norteamérica haya 3 mil millones de pájaros menos que en 1970, lo que representa una disminución del 29 por ciento, ocasionada por las actividades humanas, según publicó recientemente la revista Science.

ACTUALMENTE MÉXICO OCUPA EL PUESTO número 13 de los países con mayores emisiones de contaminantes a la atmósfera, es el país latinoamericano que más dióxido de carbono genera, con más de 490 toneladas métricas al año. En México el 69 por ciento de la población y el 71 por ciento de las actividades económicas son vulnerables a los efectos del cambio climático, lo cual contribuye a exacerbar las crisis y las desigualdades sociales. El incremento de la temperatura tiene una consecuencia directa en la pérdida de especies, en la contaminación, mala calidad del aire, agua y suelo, así como en la reducción de la disponibilidad de agua potable. Todo esto ya está agravando las tendencias migratorias, acelerando y generando conflictos geopolíticos y atentando directamente contra los derechos humanos y especialmente entre las personas más vulnerables.

ES POR ESO QUE EL pasado viernes en decenas de países del mundo se llevaron a cabo protestas contra el cambio climático y cientos de miles de jóvenes estudiantes salieron a la calle para exigir a los líderes políticos de sus países, y de todo el mundo, que pasen a la acción en la lucha contra el cambio climático y detengan la catástrofe ambiental. Esta movilización, que pretende ser la más relevante de la historia, surgió del movimiento impulsado por la adolescente sueca Greta Thunberg quien inició hace un año una protesta plantándose cada viernes frente al Parlamento de su país para exigir la acción de los políticos y que adopten medidas drásticas para frenar el calentamiento global provocado por la actividad humana. Aquella protesta que inició en solitario –y de la que surgió Fridays For Future- hoy suma millones de personas, básicamente jóvenes, incluyendo decenas de miles de científicos de todo el mundo.

LA SEMANA PASADA GRETA -QUIEN ha reiterado su mensaje “nuestra casa está en llamas”- se presentó ante un grupo de trabajo del Senado norteamericano sobre la crisis climática y dejó sorprendidos a los legisladores que elogiaban a los activistas jóvenes por su trabajo cuando ella les respondió “por favor ahorren sus elogios, no los queremos. No nos inviten aquí sólo para decirnos qué tanto los inspiramos sin que ustedes realmente hagan algo sobre el asunto, porque eso no lleva a nada . Si desean consejos sobre lo que deberán hacer, inviten a los científicos.. no queremos que nos escuchen a nosotros, queremos que escuchen a la ciencia”.

TAMBIÉN EL VIERNES EN ALGUNAS ciudades de México miles de personas participaron en esta protesta mundial para demandar se declare Emergencia Climática y se tomen inmediatamente las acciones correspondientes. Los jóvenes que pertenecen a Fridays For Future han sido especialmente críticos de la política ambiental del Gobierno de AMLO que le ha apostado al desarrollo mediante el impulso de las energías fósiles –petróleo, gas y carbón- pese a los cuestionamientos. Una de las organizadoras de la protesta en nuestro país, Clara Martínez, señaló tajantemente al diario español El País que “en México no hay una estrategia clara para combatir el cambio climático”.

MIENTRAS TANTO AQUÍ EN MONCLOVA la protesta pasó de noche y nuestros jóvenes –como de costumbre- permanecieron omisos e indiferentes a pesar de la evidente contaminación y las enfermedades que padecemos.

Lamentablemente para nosotros la cuestión ambiental no deja de ser una moda y un rollo político más, y de poco sirve presumir que se está prohibiendo el uso popotes, bolsas de plástico y contenedores de unicel, mientras el consumo de electricidad –generada por combustibles fósiles- no disminuya. Urge que nuestros jóvenes se pongan las pilas y pasen a la acción porque de nuestras autoridades poco podemos esperar, antes de que las llamas consuman nuestra casa.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65