×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
23 Noviembre 2018 04:01:00
La conciliación
Es bueno ser agradecido. Este jueves se festejó el Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos, una celebración entrañable que surge del agradecimiento por la terminación de la cosecha en las viejas sociedades agrícolas.

Un día antes el presidente electo Andrés Manuel López Obrador compartió el pan con el todavía mandatario Enrique Peña Nieto. El supuesto propósito de la comida era puntualizar detalles de la inauguración, pero en su cuenta de Twitter López Obrador añadió que la reunión se realizaba “en plan amistoso porque le agradezco sus atenciones”.

Quizá sorprenda esta actitud amigable. Durante años López Obrador ha acusado a Peña Nieto de corrupción y de ser parte de una mafia del poder que no tenía más propósito que saquear al país. Hoy el discurso ha cambiado. No solamente ya no escuchamos descalificaciones o insultos, sino que hay un compromiso para no investigar posibles actos de corrupción.

La política debe ser conflicto, pero también conciliación. A final de cuentas todos somos mexicanos y, a pesar de nuestras diferencias, debemos cooperar en la búsqueda de políticas que permitan la construcción de un México más próspero y más justo. Pero la política no puede ser nunca garante de impunidad. No podemos aceptar una cacería de brujas, como muchas que hemos visto en el pasado, pero tampoco el perdón por actos de corrupción.

López Obrador le dijo este 21 de noviembre a Carmen Aristegui: “Mi idea de punto final es: han abusado, han habido (sic) latrocinios, ha sufrido mucho nuestro pueblo, predomina la corrupción, lo que veas tiene que ver con la corrupción.”

Su argumento para no emprender acciones por estos supuestos actos de corrupción, sin embargo, es que habría que “enjuiciar a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón, a Peña Nieto. Habría demasiado escándalo, demasiado”.

El escándalo no debería ser razón para no aplicar la ley, tampoco el deseo de impedir una presunta inestabilidad política. Si hay actos comprobados de corrupción, nadie puede oponerse a la aplicación de la ley. López Obrador, sin embargo, sabe que la retórica de corrupción que usó en la campaña, y que mantiene hasta el momento, no tiene más sustento que la conveniencia política. Mucho se argumentó, por ejemplo, que había que cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco porque este había sido un verdadero templo de corrupción, pero sólo para que el presidente electo haya prometido después entregar nueva obra pública a las mismas empresas.

López Obrador no puede simplemente perdonar a criminales, a personas que hayan cometido actos de corrupción. Esto lo convertiría legalmente en cómplice y, por lo tanto, en corresponsable. Él mismo se incorporaría a esa supuesta mafia del poder que tanto ha denunciado. Sin embargo, el presidente electo tampoco puede reconocer políticamente que mintió en su campaña al sostener que todos sus predecesores, y todos los funcionarios públicos de alto nivel de los últimos 30 años, fueron corruptos.

Se entiende el afán de conciliación en este momento. El presidente electo sería la primera víctima política de un período de inestabilidad. Pero la aplicación justa de la ley no es nunca una razón de inestabilidad. Como lo hemos visto en los últimos días, ésta surge cuando se gobierna con ocurrencias en lugar de con estrategias sensatas apegadas a la ley que generen certidumbre.

Más niebla

Este 21 de noviembre el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México sufrió uno de sus comunes cierres por niebla, que generó un desastre logístico a todo lo largo del día. Me dicen varios pilotos que Santa Lucía tiene peores condiciones de niebla debido a la cercanía del lago Zumpango. ¿Dónde están los estudios?
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5