×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
02 Febrero 2020 04:09:00
La danza de los millones en Acuña; obras de la 4T: caras y centralizadas
Escuchar Nota
Con mucha diferencia sobre los demás, el municipio de Coahuila más beneficiado en infraestructura por el Gobierno federal en su primer año del sexenio ha sido Ciudad Acuña, con 198 millones 821 mil 377 pesos divididos en siete contratos ejecutados directamente por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Además, al primer semestre del 2019 habían sido aprobados 817 subsidios “para mejorar las condiciones de habitabilidad en las viviendas, el entorno urbano, y regular la tenencia de la tierra en polígonos de atención prioritaria” que sumaban 76 millones 659 mil 451 pesos, según el primer informe de actividades de la Sedatu correspondiente al 1 de septiembre pasado. Al finalizar el ejercicio fiscal la Secretaría estimaba completar mil 369 acciones, tasadas en 143 millones 805 mil pesos. Un promedio de 105 mil 43 pesos por hogar subsidiado. Nada despreciables.

Por si fuera poco Sedatu había comunicado previamente una inversión de 530 millones de pesos durante un evento público que presidió Andrés Manuel López Obrador en la frontera coahuilense, el 4 de mayo de 2019.

No se trata de obras baratas. Para dimensionar la cifra: Ciudad Acuña solo es superado nacionalmente por Tamaulipas, estado al que asignó 12 proyectos entre Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa.

Ahora bien, mientras se contrataron vía licitación constructoras locales en Tamaulipas, Michoacán, Guerrero, Quintana Roo, Nayarit, Sonora, Chihuahua, Baja California y Baja California Sur, entidades que también fueron favorecidas con presupuesto de la Sedatu en 2019 (2 mil 328 millones de pesos etiquetados del programa de mejoramiento urbano para ciudades fronterizas y con vocación turística), en Coahuila se importaron empresas de la Ciudad de México. Sí: un trato diferenciado.

El 10 de septiembre del año anterior la dependencia eligió a Proyecsa e Ingenieros, S.A. de C.V. para la “construcción de nuevo mercado público”, tasada en 52 millones 942 mil 685 pesos. El 20 de septiembre falló a favor de Construcciones, Mantenimiento y Proyectos Romaco, S.A de C.V. la “construcción del polideportivo y alberca semiolímpica José de las Fuentes Rodríguez” por 36 millones 37 mil 537, y el mismo día encargó la “rehabilitación del antiguo cuartel militar” a Sackbé, S.A. de C.V., estimada en 33 millones 58 mil 283 pesos.

Las tres a mil 320 kilómetros de distancia entre su domicilio fiscal y el sitio de los trabajos: Ciudad Acuña (territorio gobernado por la UDC desde 2014, por cierto). En este mismo espacio se publicó un caso similar el domingo anterior, correspondiente a Piedras Negras, la otra frontera de Coahuila. Si las constructoras locales tienen conocimiento del medio y no se trata de proyectos con especificaciones técnicas, ¿por qué no emplearlas?

Cortita y al pie

Y cuando sí lo hace, no representa la mejor opción sobre la mesa. El 17 de septiembre, por ejemplo, la Sedatu falló a favor de Insumos y Servicios Múltiples, S.A. de C.V., la única sociedad mercantil de Coahuila favorecida, domiciliada en Saltillo, aunque su área de influencia es la Región Carbonífera, para la “rehabilitación del polideportivo Solidaridad y parque de beisbol Helios” a un costo de 59 millones 643 mil 214 pesos, pese a que había recibido una propuesta 5 millones y medio menor.

La última y nos vamos

Por lo demás, ¿las contrataciones en la Cuarta Transformación priorizan la economía de recursos, entre otros principios rectores del gasto?

Un botón de muestra es el contrato denominado “Análisis exploratorio del diseño de los programas prioritarios de la Sedatu 2019-2020”, identificado por el folio EPO-020VQZ001-N148-2019.

Sin mayores referencias, fue asignado al Colegio de México (ColMex) por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), de acuerdo con el oficio VQZ.DGARMSG.113/2019 con fecha 25 de junio de 2019, dirigido a Vicente Ugalde Saldaña, secretario académico del ColMex, y Adrián Rubio Rangel, secretario administrativo. Dicho ‘análisis’, cabe señalar, costó 3 millones 988 mil 080 pesos.

Hasta este punto se preguntará usted cuál es la relevancia de lo anterior. Y aquí viene lo interesante: como el Coneval a través de su Dirección General Adjunta de Administración es quien contrata, evitan así el vínculo directo entre Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu, y Lorenzo Meyer Cosío, su padre, y académico del Colegio de México (en el Centro de Estudios Internacionales).

No, no hay conflicto de interés, pero sí suspicacias.



Imprimir
COMENTARIOS