×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
18 Agosto 2020 04:09:00
La desesperación mata
Escuchar Nota
Primero, hay que reconocer que la mayoría estamos francamente hartos de las condiciones críticas que impone la pandemia. Estamos, también, desesperados por el entorno económico tan hostil.

En este escenario es fácil abrazar cualquier cosa que nos permita ver una luz al final del túnel, pero es solo eso, una luz de esperanza que aún se encuentra lejos de concretar.

Por ejemplo, las vacunas: hay que estar muy conscientes de que en el mejor de los escenarios será posible en nuestro país una vacunación universal hasta el primer trimestre del próximo año, y para eso faltan 5 o 6 meses.

Y eso de que la Secretaría de Salud en el estado anuncia que se encuentra a la caza del virus y que incrementará en forma sustancial el número de pruebas “para detectar a tiempo y de manera oportuna a personas con Covid-19 y cortar de manera tajante la cadena de contagio”.

Qué bien. Nada sobra. Pero, ¿esto nos debe dar confianza, nos debe tranquilizar? Pues no, y me explico:

Imagine que usted se realiza la prueba un lunes y se contagia de Covid-19 el martes, ya sea porque se topó con un enfermo asintomático en una tienda de conveniencia, el banco o hasta en su trabajo. Recibe el resultado de la prueba el miércoles o jueves, y dice que es negativo.

El viernes sale de fiesta, abraza a familiares y amigos. El domingo se empieza a sentir mal y el lunes se hace nuevamente la prueba. Pero esta vez el resultado que llega el jueves dice que es positivo.

El daño está hecho y usted contagió a un número importante de personas, precisamente a las que más quiere.

Así es esto. No queda de otra que cuidarse en extremo; no confiarse de nada y de nadie. Mantener siempre la sana distancia y evitar a toda costa las fiestas y reuniones. Este virus es muy escurridizo, y recuerde siempre que una prueba únicamente le dirá si en el momento mismo de la aplicación era o no portador del virus, ni un minuto después.

Así que no se confunda ni mal entienda eso de la luz al final del túnel. Hoy, la clave de la sobrevivencia es el distanciamiento social y así será por lo menos otros seis meses. No se equivoque que en tiempos de pandemia la desesperación mata.


Imprimir
COMENTARIOS