×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
20 Diciembre 2019 03:00:00
La deuda pública de Coahuila
Escuchar Nota
La economía del estado de Coahuila, medida a través del PIB, en 2017 tuvo un crecimiento de 5%, mientras que para el período siguiente (2018) descendió a 3.8%, según dio a conocer el Inegi, pero se estima que cierre 2019 con una tasa inferior a la del año anterior. No obstante, en los últimos años su crecimiento económico lo sitúa entre las 10 primeras economías estatales del país.

En 2017, la economía coahuilense aportó alrededor de 3.7% al PIB nacional, aunque es una cifra lejana a la de la Ciudad de México, que ese mismo año contribuyó con 16.4 por ciento; aún así, ocupó el séptimo lugar entre las 32 entidades federativas del país.

Sin embargo, si se lleva a cabo, a grosso modo, una revisión del desempeño del Gobierno en 2017 en algunas variables, como deuda pública, gasto público per cápita en seguridad, y gasto público en comunicación social y publicidad, se puede observar que cambia radicalmente su posición en el ranking de las administraciones estatales.

En deuda pública, Coahuila se encuentra entre las seis entidades más endeudadas, solamente superado por Ciudad de México, Nuevo León, Chihuahua, Estado de México y Veracruz. El gasto por persona en seguridad fue de 478 pesos, que contrasta con el de Yucatán que llegó a mil 463 pesos, lo que ha influido para que esa entidad sea la más segura del territorio nacional. En donde sí se llevó el primer lugar de todo el país fue en el gasto de propaganda gubernamental, pues la cantidad se ubicó en mil 428.8 millones de pesos.

Un futuro hipotecado. Según fuentes oficiales (SHCP), en 2018 la deuda pública fue de 37 mil 399 millones de pesos, y de acuerdo con información que presentó recientemente la Auditoría Superior del Estado (ASE), la suma por pago de intereses fue superior a 21 mil millones de pesos, en un periodo relativamente corto (2012-2018), y una cantidad muy pequeña, en relación con el costo de la deuda, se canalizó a pago de capital (5 mil 994 millones de pesos), lo que lleva a la conclusión de que la deuda en lugar de disminuir se ha incrementado, considerando que en 2011 era de alrededor de 35 mil millones de pesos.

Lo anterior se puede analizar de varias formas (técnicas y políticas), sin embargo, lo que no se puede eludir es que las reestructuraciones que se han realizado en las administraciones en turno, no han sido las mejores, no se consideraron “quitas” que amortigüen las desmedidas ganancias de los acreedores, que indudablemente fueron muy laxos en sus normativas para ofrecer créditos, sin una investigación previa que asegurara la legalidad y legitimidad de los préstamos. Definitivamente, los únicos ganadores han sido los bancos e instituciones financieras.

Sin desconocer que la Administración estatal actual heredó esos enormes pasivos, se debe buscar una solución viable que permita al Gobierno dirigir recursos a la inversión pública porque lo que está en juego es el desarrollo de la sociedad, no se debe dejar todo a la inversión privada nacional e internacional. Hay sectores que, por su naturaleza, requieren del gasto e inversión pública. No es políticamente sano hipotecar el futuro de las generaciones coahuilenses por venir.

Entorno Económico
Federico Muller
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS